• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La fiesta de Eugenio Suárez

Es demasiado temprano. Cuatro juegos no dicen nada. Un suspiro en la vida de un grandeliga. Una muestra mínima. Tan pequeña, que resulta irrelevante para hacer proyecciones en el beisbol.

 

Es demasiada tentación, sin embargo, poseer las herramientas de búsqueda que tenemos hoy y no usarlas para ver cuántos shortstops venezolanos han disparado dos jonrones en sus primeros cuatro encuentros en las mayores, como hizo Eugenio Suárez entre viernes y lunes.

 

Se trata de uno de los entretenimientos favoritos de este columnista: abrir la computadora, introducir algunos datos específicos y ver qué arroja el motor de búsqueda.

 

El descubrimiento puede ser trivial o trascendente, pero siempre es entretenido.

 

Trivial, por ejemplo, como encontrar que, de acuerdo con Baseball Reference, la embajada nativa incluye 59 torpederos, miembros todos de la cofradía que inició Alfonso “Chico” Carrasquel.

 

Únicamente cinco de esos 59 pudieron sacar una pelota del campo en sus primeros cuatro duelos: por orden de llegada, son Alex González, Donaldo Méndez, Omar Infante, Elvis Andrus y Suárez, el recluta que hoy se labra un camino en Detroit.

 

Primera rareza: Andrus únicamente ha dado 20 cuadrangulares en seis temporadas, pero conectó el primero en su segundo choque, el 8 de abril de 2009.

 

Segunda rareza: Méndez tan sólo logró 3 bambinazos en su corto recorrido arriba, porque no era un bate de poder y porque su recorrido en efecto fue muy corto. Pero el primero ocurrió en apenas su tercer compromiso, cuando todavía no se sacudía los nervios de haber sido tomado en el draft de la regla 5.

 

Suárez y Alex González comparten una tercera rareza: no hay otro paracorto venezolano con 2 vuelacercas en sus primeros 4 duelos en las grandes ligas. Tampoco los hay con 4 empujadas, como ellos consiguieron.

 

Ambos ya formaban parte de orto club exclusivo, pues se cuentan entre los 9 criollos que, independientemente de su posición, consiguieron que el primer hit en sus carreras resultara un cuadrangular.

 

Es demasiado pronto para concluir algo. La muestra es microscópica, en términos peloteriles. Pero siempre es divertido escarbar y conseguir detalles.

 

Saber que Oswaldo Guillén y Omar Infante sonaron 6 hits cada uno en sus primeros 4 cotejos. Que David Concepción y nada menos que Anderson Machado sumaron 3 dobletes cada uno. Que el único triple entre los 59 shortstops lo consiguió Andrés Eloy Blanco. Que el inolvidable Enzo Hernández sumó 3 boletos o que González encajó 7 ponches.

 

Es un puñado de presentaciones, menos de una semana de acción. Pero igual genera entusiasmo ver a Suárez hacer lo que está haciendo con los Tigres..

 

“Se comporta como si fuera un bigleaguer, a pesar de que únicamente ha estado aquí unos pocos días”, apuntó el manager Brad Ausmus, al ser interrogado por Michigan Live. “Está mucho más hecho que los peloteros de su edad. Si es porque ha jugado pelota invernal, porque estuvo con nosotros en el spring training o porque cree en sus habilidades, no lo sé. Pero es así”.

 

Ausmus está de fiesta. Y cómo no iba a estarlo. Entre todos los que manejaron las paradas cortas antes del novato (incluyendo al mismísimo González, además de Andrew Romine y Danny Worth) batearon para .191, con un jonrón y 11 empujadas..

 

Suárez duplicó la cantidad de cuadrangulares que el trío sumó, en apenas cuatro partidos, con .364 de average.

 

Sí, es un lapso muy corto, una muestra mínima en el beisbol. Pero siempre es grato soñar.

 

Especialmente porque de vez en cuando alguno de esos sueños nos gasta una broma y se hace realidad.

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico