• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Cómo evitar la fatiga extrema

 Miguel Cabrera es examinado a diario por los Tigres / AP

Miguel Cabrera es examinado a diario por los Tigres / AP

No necesariamente. Miguel Cabrera, por ejemplo, apareció repetidamente en el memorando que todos los años envían las grandes ligas a los circuitos invernales, pero mientras estuvo con Florida siempre jugó aquí, incluso siendo estrella.

La carrera de Cabrera en la LVBP terminó cuando firmó el contrato multianual que le une a Detroit. Era demasiado dinero para arriesgar.

La participación de un pelotero nativo no depende exclusivamente de su propia voluntad, pero ciertamente ayuda de modo muchas veces decisivo la propia insistencia del jugador.

Pablo Sandoval, Elvis Andrus y Francisco Rodríguez son apenas tres casos que siguen el ejemplo de Cabrera.

La verdadera preocupación hoy es el trasfondo, la posibilidad que ahora tiene la gran carpa de decidir quién juega y quién no, sin más requisito que la voluntad de la divisa del norte.

Los reparos de la MLB respecto al Caribe son cada vez mayores.

La lista de fatiga extrema pasó de tener 64 venezolanos en 2011 a 79 en 2012, y este año crecerá aún más, si recordamos que en 2013 ya van 47, antes contabilizar los 1.200 integrantes repartidos en los rosters de 40.

Muchos de esos que fueron mandados a parar por medio de este mecanismo sí han jugado, como Cabrera en su momento. Tomemos el caso del año pasado.

Hubo ocho miembros de las Águilas en la lista de fatiga extrema, pero cuatro vieron acción aquí: Yéiper Castillo, Adys Portillo, Henry Rodríguez y Miguel Sulbarán.

La escuadra con más menciones en el memo de las mayores en ese entonces fue los Tiburones, con 13. De ellos, terminaron participando Miguel Rojas, Wilfredo Giménez, Edgmer Escalona, Jeanmar Gómez y Dail Villanueva.

Es posible tramitar a partir del 1° de diciembre el permiso de quienes son incluidos en el listado, aunque en ocasiones, de modo informal, puede llegarse a un acuerdo antes, si existe comunicación fluida con la escuadra de grandes ligas que posee al jugador en cuestión.

Hay organizaciones más rígidas que otras. Cleveland, por citar una, o Miami para poner otro caso, suelen proteger más a sus prospectos latinoamericanos. Con otras es más fácil pactar, ofreciendo planes de trabajo, limitaciones de innings o juegos. ¿Cómo, si no, habrían visto acción Sandoval, Andrus y José Altuve con Magallanes en la 2012-2013?

El papel de los agentes es igual de crucial. Asdrúbal Cabrera no habría participado con el Caracas de no mediar su deseo de hacerlo y la intervención de sus representantes ante la gerencia de los Indios, una presión que los agentes ejercen en sentido contrario cuando se trata de prospectos.

También existe un modo de sacar a ciertos peloteros de la lista de fatiga extrema.

Los Leones ganaron los casos de Ramón Cabrera y Héctor Rondón en 2011. Ambos aparecieron incorrectamente, porque no habían llegado a los límites impuestos en el Acuerdo Invernal de entonces. Bastó probar ese punto frente al comisionado de grandes ligas, Bud Selig.

Algunos peloteros son incluidos antes de completar los topes de innings, turnos o juegos, como una mera previsión. Sucede así, porque Selig necesita entregar el informe final cada 1° de septiembre, cuando todavía hay acción en las menores y en la gran carpa.

Hay formas, como se ve, de que actúen en el beisbol de invierno muchos de quienes aparecen en fatiga extrema. El peligro ineludible, ahora, está en las prerrogativas que el Caribe se resignó a entregar, con la única oposición de la LVBP.

Las presiones sobre los jóvenes prospectos serán mayores, ahora que la confederación aceptó entregar la carta blanca. Y ellos no tienen el poder de negociación que en su momento aplicó Miguel Cabrera.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico