• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Qué le espera al Kid Rodríguez?

El caraqueño fue enviado por los Cerveceros a un equipo que había sido mencionado pocas veces entre los interesados, lo que aportó dramatismo a la transacción, pero la presencia de Jim Johnson como cerrador indiscutible de los Orioles restó reverberación al pacto, visto desde la óptica nacional.

Exactamente como le ocurrió en 2011, al ser enviado a Milwaukee por los Mets, al Kid le toca dar un paso al costado y concentrarse en una tarea distinta a la que le ha hecho famoso. No podrá ser cerrador en Baltimore, salvo algún imprevisto.

Johnson es figura allí, tiene 35 salvados y es el líder de las grandes ligas.

No ha estado perfecto, es verdad. Un cerrojo con 3.55 de efectividad, un WHIP de 1.29 y 6 ocasiones desperdiciadas en 41 intentos no es perfecto.

En 2012, preservó 51 triunfos en 54 oportunidades, lo que habla de dominio, junto a otras estadísticas que dejó. Pero el caso es que hoy está atornillado como dueño del último inning, a menos que el manager Buck Showalter o la gerencia hayan visto algo más allá en esos dos triunfos que desperdició entre el 26 de junio y el 5 de julio.

No es probable, aunque tampoco imposible, tratándose de un equipo con la aspiración de ganarlo todo.

¿Qué le espera en Baltimore a Rodríguez?

El pitcher más joven en alcanzar 150, 200 y 300 salvamentos se une a un bullpen eficiente. Los principales preparadores de Johnson han sido Darren O’Day (5-0, 2.05 de efectividad, 1.02 de WHIP, 15 holds en 17 chances), Tommy Hunter (3-2, 2.85, 0.95, 9 holds de 9 posibles) y el zurdo Brian Matusz (2-1, 3.47, 1.10, 11 holds en 14 intentos).

Con el venezolano, ahora hay cinco brazos de gran potencial para lanzar los últimos tres, cuatro episodios en Candem Yards.

Para los Orioles, el cambio tiene mucho sentido. Mientras buscan reordenar una rotación de abridores que les ha dado problemas, refuerzan el cuerpo de relevistas, al punto de mostrar, ahora, uno de los mejores departamentos de bomberos de la gran carpa.

Falta mucho para saber si la tropa de Showalter estará en los playoffs, pero esos cinco lanzadores serán de gran ayuda en la carrera y eventualmente pueden jugar un rol decisivo en las series cortas, como quedó claro a partir de los Nasty Boys de Cincinnati, en 1990.

El problema para el Kid es que nuevamente pierde protagonismo, algo básico en su profesión.

A mayor cantidad de salvados, junto con esos números que ha ido poniendo en 2013, mayor posibilidad de conseguir un contrato como cerrojo para la próxima temporada.

Con los Cerveceros dejó efectividad de 1.09, un WHIP de 1.05, 10 salvados en 10 ocasiones y más de un ponche por inning. Se ha rediseñado, hasta volver a ser el que era antes, sin serlo, ya que su recta no tiene la misma velocidad.

Estará en una divisa en pelea por la división, con rivales formidables, como los Rays y los Medias Rojas. La mayoría de sus apariciones serán en escenarios como Fenway, Yankee Stadium y Oriole Park. Ganará en competitividad y adrenalina lo que pierda al no cerrar.

El próximo récord en liza, ser también el más joven con 400 rescates, sufrirá otra demora y quedará sujeto a lo que pueda pasar en el receso invernal. Porque Rodríguez será agente libre, nuevamente.

Deberá buscar trabajo después de la Serie Mundial y el mercado no ha evolucionado favorablemente a los relevistas. Ya él lo sufrió en 2011 y 2012.

Le queda la esperanza de que, a este paso, quizás le toque conseguir empleo tras lograr algunos de los mejores números de su carrera.

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico