• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El equipo más activo en el mercado de la LVBP

Terminó la temporada de cambios en la LVBP. Hasta el final del campeonato, no podrán realizarse transacciones entre los equipos.
 
Al cierre del mercado, queda una sorpresa: no ha habido una divisa más activa que los Bravos de Margarita. Algo traman en la isla, podría decirse con humor y pertinencia.
 
Contando el cambio que envió a Frank Díaz al Magallanes, desde marzo realizaron, en promedio, un convenio cada dos meses.
 
¿A dónde van los insulares?
 
Está claro que deben tomar medidas. Están al borde de otra eliminación y el público sigue sin llenar las tribunas, a pesar de que el Stadium Nueva Esparta es cada vez más atractivo y aunque se han hecho esfuerzos organizativos, reflejados en una exitosa Serie del Caribe y una segunda que promete.
 
Desde la campaña pasada se habla de reestructuración. Primero soto voce, con filtraciones a la prensa que no eran confirmadas ni negadas. Luego, con una declaración formal de los propietarios de la divisa, el rediseño del tren directivo, la llegada de Yves Hernández como gerente general y el espaldarazo al gerente deportivo Iván Arteaga.
 
Así llegaron los cinco cambios que han hecho de los neoespartanos la divisa más activa en el mercado: entregaron al jardinero Frank Díaz para conseguir al lanzador Fernando Nieve; dieron a Nieve para adquirir al infielder Carlos Rivero; cedieron al outfielder René Reyes por el monticulista Anthony Ortega; salieron del inicialista Javier Brito por los tiradores Manuel Olivares y Jesús Yépez; y entregaron, finalmente, al serpentinero Edgar Martínez para tomar al shortstop Wilfredo Tovar.
 
Pongamos juntos todos esos acuerdos, como si se tratara de una sola transacción: consiguieron a Carlos Rivero, Anthony Ortega, Manuel Olivares, Jesús Yépez y Wilfredo Tovar, entregando a Frank Díaz, René Reyes, Edgar Martínez y Javier Brito.
 
A Fernando Nieve no lo contamos, pues se fue como llegó, facilitando el arribo de Rivero.
 
Una coincidencia une a todos los que se marcharon: fueron jugadores importantes en la franquicia, especialmente los primeros tres, pero ya están en los últimos años de su carrera y actúan en México o en circuitos independientes.
 
También hay características que hermanan a los cinco que llegaron: son jóvenes peloteros de posición o lanzadores.
 
El guión está claro, pues los orientales quieren un roster con menor edad y desean fortalecer su staff de pitcheo. Esta es una tendencia que empezó un poco más atrás, cuando decidieron salir de José Castillo y recibieron a Jonathan Herrera, antes de comenzar la campaña 2012-2013. Sólo que el nuevo alto mando ha decidido pisar el acelerador.
 
Díaz, con Magallanes, y sobre todo Reyes, con La Guaira, están demostrando que todavía son capaces de influir con el bate en esta liga, pero debido a su edad ya no son peloteros alrededor de quienes construir un nuevo proyecto.
 
Rivero y Tovar sí lo son, porque son jóvenes y, en teoría, apenas comienzan.
 
Claro, queda ver la evolución de cada caso. Cuando enviaron a Castillo a los Caribes, esperaban que Herrera se convirtiera en piedra angular del cuadro, pero el zuliano ni siquiera se reportó para esta temporada.
 
Nieve iba a ser el as de la rotación y también pasó algo con él, que se marchó y al final hubo que cambiarlo. Y Nieve era una pieza clave en este rompecabezas, porque los otros monticulistas que llegaron (Olivares, Yépez y Ortega) son ese tipo de brazos que sirven de complemento en un staff.
 
Nadie puede hacer más cambios este año, ni siquiera Margarita, el equipo más decidido a reestructurar su nómina.
 
Pero febrero está a vuelta de página en el calendario, y ya está claro el camino que seguirán los Bravos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico