• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El equipaje de Belisario vs el pasado de Poveda

Carlos Guillén no tardó mucho en asomar una de las conclusiones que el nuevo alto mando de los Tigres, encabezado por él, sacó como balance de la segunda eliminación consecutiva del equipo.
 
“Pitcheo”, dijo el ex campocorto. “Debemos reforzar el cuerpo de lanzadores”.
 
No ha sido una mera declaración de principios, pues Guillén no tardó mucho en pasar de las palabras a los hechos.
 
En los últimos días, Aragua sumó a tres nuevos peloteros y dos de ellos son relevistas de renombre en nuestra pelota.
 
Ese par de transacciones con los Navegantes y los Bravos no han sido a bajo costo. Entre los tres jugadores que se marcharon, se fue nada menos que Ronny Cedeño, quizás el torpedero más completo de la LVBP.
 
¿Qué ganan y qué pierden los felinos con ambos pactos?
 
No es pequeño el paquete que entregaron: un lanzador abridor, con larga experiencia en triple A, Omar Poveda, primero, y luego a su campocorto y figura, Cedeño, junto con un prospecto, Luis Domoromo, cuyo futuro luce incierto todavía.
 
Tampoco es pequeño el paquete que recibieron: por Poveda llegó un relevista probado en las grandes ligas, Ronald Belisario, y por Cedeño y Domoromo adquirieron a otro bombero con estatus de bigleaguer, José Ortega, más un torpedero defensivo que alguna vez tomó café en las mayores, Argenis Díaz.
 
Veamos el primer pacto, realizado con los Bravos. En una siguiente entrega, sopesaremos el otro convenio y en una tercera columna veremos las cosas desde la óptica neoespartana.
 
Poveda por Belisario es una transacción llena de matices y riesgos. Tanto es así, que a largo plazo pueden ganar ambos equipos y también pueden perder los dos..
 
Poveda, en teoría, es un bien escaso en nuestra pelota. Contar con criollos para la rotación es la primera tarea de todo elenco con aspiraciones a trascender en la LVBP. El problema con él ha sido cuando ha tratado de llevar la teoría a la práctica.
 
El nativo de Turmero se perdió la 2010-2011 por lesión. Faltó a la 2011-2012 por orden de su equipo en el norte. No quiso reportarse en la 2012-2013, quizás pensando en el spring training. Y cuando por fin lanzó, en la 2013-2014, fue castigado con dureza y no pudo mantenerse en la rotación, terminando con 8.64 de efectividad.
 
Este pitcher, tan irregular como impredecible, es también un veterano de ligas menores. Sigue siendo joven, con 26 años de edad, y en la pasada campaña fue el mejor abridor criollo en triple A. ¿Le afectó el cansancio y por ello implosionó con los rayados?
 
Quizás Poveda rescate su carrera en Margarita. Pero es un hecho que hasta ahora no tiene algo que ofrecer para que la afición en Maracay le eche de menos al decir adiós. Muy bien.
 
Belisario llega por él, con su estatus indiscutible como uno de los monticulistas venezolanos más dominantes en la gran carpa los últimos años. Ha sido Cerrador del Año aquí. Al menos en el papel, es una gran adquisición.
 
El problema es el equipaje. Primero, están sus problemas personales. Y luego, ese papel prominente en la gran carpa, que al mismo tiempo es una limitante.
 
El maracayero ha sido suspendido en el norte por consumo de sustancias recreacionales prohibidas por la ley. Al menos una vez fue cambiado en la LVBP por ese motivo, nos han dicho dos fuentes de muy alto perfil. Ha pasado por cinco divisas aquí, algo muy extraño para alguien con su currículo, y ni siquiera lanzó en la 2013-2014, luego de poner efectividades de 5.16 y 7.20 en sus anteriores dos zafras con los insulares.
 
A todo eso hay que añadir su contrato millonario con los Medias Blancas. Si le va bien en esta justa, es muy probable que Chicago prefiera verle descansar durante el receso invernal.
 
Los Tigres están apostando por un Belisario disciplinado, que se reportará para la segunda mitad y se quedará para los playoffs. Un Belisario que será el cerrador que alguna vez fue con La Guaira y Margarita.
 
Existe una duda razonable en cuanto a que pueda ser todo eso. La misma que hay con José Mijares, por cierto, otro diamante en poder de la divisa, cuyo brillo se ha dejado ver muy poco por el estadio José Pérez Colmenares.
 
Si Belisario no es el que en Aragua están esperando y Poveda estabiliza la rotación de los neoespartanos, habrá quejas y lamentos muy justificados.
 
Probablemente Guillén confía en su ascendencia sobre el derecho, esperando que el pitcher le vea menos como un jefe y más como el colega respetable que es. Está asumiendo un riesgo muy grande. Pero si saca lo mejor de su paisano, habrá dado en el blanco.


@IgnacioSerrano
www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico