• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La encrucijada de Johan Santana

¿Qué estará pensando Johan Santana en este instante? ¿Cómo sopesa sus opciones? ¿Cuál será su futuro inmediato?
 
El as de Venezuela tiene derecho a declararse agente libre dentro de una semana, si los Orioles no lo incluyen en el roster activo de grandes ligas.
 
De acuerdo con los planes de Baltimore, su próxima apertura será nuevamente en el spring training extendido, el martes.
 
Es casi seguro que el merideño preferiría estar ya lanzando en las menores. Que su salida del jueves hubiera sido en clase A, ante bateadores con más experiencia que los enfrentados hasta ahora, y que su siguiente presentación fuera en doble A, buscando llegar a 80 pitcheos.
 
Cuando Santana firmó con los pajarracos, dejó muy claro que está determinado a reaparecer en las mayores alrededor del 1° de junio. Pues bien, al ritmo actual, le toca subir a la lomita ese día, el próximo fin de semana.
 
¿Dónde lo hará? ¿Todavía en las granjas? ¿O pedirá su libertad incondicional, para buscar un nuevo equipo que le dé de inmediato ese puesto en el roster de 25 al cual aspira?
 
No es una decisión fácil. Sea porque los Orioles lo planificaron a contramano o porque la rehabilitación ha sido ligeramente más lenta de lo esperado por el Gocho, éste se ha demorado en la ruta que lleva a su reaparición.
 
Según los plazos planteados en marzo, cuando firmó su contrato, ha debido cumplir con la etapa del spring training extendido desde mediados de abril, de modo de tener las últimas tres semanas de mayo para hacer cuatro o cinco comienzos en las menores, entre clase A y triple A, la última de ellas el sábado 31.
 
Si este hubiera sido el recorrido, Baltimore tendría claro después de esa hipotética salida sabatina si el nativo de Tovar está listo o no para el desafío. Y si estuviera listo, comunicarían su inmediata incorporación al equipo, aunque su primera apertura arriba —y por consiguiente, su inclusión en el roster— se concretaría hacia el 5 de junio.
 
Esa progresión ideal ya no se cumplió. Santana necesita hacer, en teoría, varias presentaciones más. También en teoría, estará listo para ser activado alrededor del 15 del mes entrante, tal vez el 20.
 
¿Qué estará pensando? ¿Preferirá su carta de libertad, a fin de probar en otra organización? No está claro, sobre todo porque en una divisa nueva todavía necesitará completar el proceso de rehabilitación, lo que mantiene la fecha de reaparición en el 15 o 20 de junio.
 
Si decide quedarse, puede negociar una postergación de la fecha en la que puede declararse agente libre, como hizo el año pasado Freddy García con Baltimore o como acordó Bob Abreu con Filadelfia en el último entrenamiento primaveral. Y si no es subido luego de ese nuevo acuerdo, puede buscar trabajo en otro club.
 
Queda una tercera opción: aceptar todas las condiciones que impongan los oropéndolas y quedarse en las menores tanto tiempo como quiera la novena. Es seguramente la alternativa menos probable.
 
Santana tiene algunas cartas a favor. Al tocar las 90 millas por hora con la recta, el jueves, dio una muestra fehaciente de que su retorno va en serio.
 
No se olvide que en 2012, después de una primera operación de la cápsula, lanzó un juego sin hits ni carreras y durante la primera mitad del campeonato dejó 3.24 de efectividad, con 99 ponches y 33 boletos en 102.2 entradas, un lapso en el que los contrarios le batearon para .228 de average. Son cifras muy positivas.
 
El declive que sufrió en aquella temporada ocurrió en la segunda mitad, con 16.33 de efectividad y .423 de average en contra, quizás porque ya estaba lastimado y perdió dominio, quizás por culpa del esfuerzo de hacer 134 pitcheos durante el no-hitter.
 
Este Santana con rectas de 88-90 millas por hora ya probó entre abril y junio de 2012 que puede triunfar en las grandes ligas a pesar de sobrevivir a una cirugía tan compleja, siempre y cuando domine las esquinas y la diferencia entre la recta y sus dos cambios de velocidad sea la adecuada. Después de todo, en aquella zafra promedió justamente 89 millas por hora.
 
Pero puede que esté sopesando otras ideas: ¿tiene cabida hoy en la rotación de los Orioles? ¿O le preferirán como relevista? Y por otro lado, ¿será el este de la Liga Americana, con sus cinco estadios proclives al bateo y equipos artillados a banda y banda, el lugar ideal para volver?
 
Ahora mismo no hay sitio en la rotación de Baltimore. Chris Tillman, Ubaldo Jiménez, Wei-Jin Chen, Miguel González y Bud Norris han hecho el trabajo y están sanos.
 
Así que quizás el destino sea pedir la libertad el 1° de junio y completar su rehabilitación en otro lugar, donde hagan falta abridores, desde esos parcialmente devastados Yanquis o los Rangers, hasta unos Bravos que parecen destinados a necesitar pronto un reemplazo para Aaron Harang, cuya magia está extinguiéndose.
 
El reloj ya comenzó su cuenta atrás. El Gocho tiene la palabra.

@IgnacioSerrano
www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico