• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El emergente

Cabrera disputó ayer su último juego de la temporada regular | Foto AP

Detroit, el equipo que cuenta con más venezolanos | Foto AP

Detroit tiene que ser el equipo favorito de Venezuela en los playoffs de grandes ligas.

Es, después de todo, el que cuenta con más venezolanos, varios de ellos en papel protagónico: está Miguel Cabrera, por supuesto, pero también el camarero Omar Infante, el abridor Aníbal Sánchez, el designado Víctor Martínez y, si se recupera de una dolencia en el codo, el relevista Bruce Rondón. Los Yanquis no están en carrera, lo que deja fuera de análisis a uno de los clubes más odiados y populares en Venezuela y el mundo.

Tampoco los Gigantes, con su nutrida carga de compatriotas. Sí, los Tigres deberían ser el favorito nacional, pero ¿repetirán en la Serie Mundial? ¿Tienen la nómina y el impulso para volver a meterse en el clásico de octubre? La postemporada en las mayores comenzará con algunas incertidumbres, especialmente las causadas por un final de fotografía, con los Rays, los Indios y los Rangers en la pelea por dos de los últimos tres cupos.

Entre 15 y 16 venezolanos estarán en acción, dependiendo de la salud de Rondón y del destino de Freddy García, que ha hecho todo lo necesario para ser parte del roster de Atlanta. No marcará un récord, porque la presencia de Detroit y San Francisco en los playoffs ayudó decisivamente a implantar la marca vigente de 20 nativos en liza, hace 12 meses. No importa. Los nativos abundan por doquier, aunque no lleguen a la veintena.

¿Cuál de ellos celebrará entre chorros de champaña? Habrá que comenzar por apuntar a los comodines, y sobre todo los dos de la Liga Americana, que empezarán la postemporada al día siguiente de su clasificación.

La historia está llena de esos casos, desde la creación del wild card. Los que clasifican de último llegan a menudo a la Serie Mundial. Lo demuestra el hecho de que nueve veces uno de los comodines se ha metido en el clásico de octubre, incluyendo seis oportunidades consecutivas entre 2002 y 2007.

Los Marlins de 1997 y 2003, los Ángeles de 2002, los Medias Rojas de 2004 y los Cardenales de 2011 incluso se proclamaron campeones absolutos, algo que habría sido impensable antes de 1994: un rey que, sin embargo, no ganó su división.

(Esto no debe espantar; las divisiones fueron creadas en 1969 y desde entonces fue factible que sucediera algo que antes de eso era imposible: ver en la Serie Mundial un equipo que no alcanzó el mejor récord de la liga.) Es muy posible que el ritmo de juego o la inspiración colectiva de mantener la tensión hasta lo último sirvan de ayuda. Hasta el principal propulsor de la fría sabermetría, Bill James, reconoce que esos intangibles existen, aunque no se puedan medir. A escuadras con nóminas potentes les ha sucedido lo contrario, al avanzar con comodidad y disponer de tiempo extra para prepararse --y relajarse, también--. Son célebres los desplomes de Detroit en 2006 y 2012, y Colorado en 2007.

Tampa Bay y Cleveland, coincidencialmente, son las divisas más calientes de la última semana, momento perfecto para sumar victorias consecutivas. Pero también Oakland y San Luis, ganadores de sus divisiones.

Con la excepción de los Indios, cuya ofensiva ha estado por debajo de lo esperado y tienen un cerrador inconsistente, se trata de equipos bien ensamblados, con sólida defensa y buen pitcheo. Boston, Los Ángeles, Atlanta y Detroit eran los más fuertes a comienzos de septiembre y, salvo por los problemas de salud de Cabrera, no hay motivos para creer que les será imposible retomar el paso. Los Medias Rojas y los Dodgers al menos tienen lo más importante: pitchers dominantes, rotaciones imponentes y potentes bateadores. ¿Quién será la sorpresa en esta ocasión? Twitter: @IgnacioSerrano www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico