• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El emergente

Luis Sojo trata de doblegar a los Cardenales. Es toda una curiosidad, pero no es la única de esta final entre Lara y Magallanes. Clevelan Santeliz defenderá a los crepusculares, luego de desarrollar toda su carrera con los Navegantes, hasta la campaña 2011-2012. El campocorto Gabriel Noriega y el veterano Tomás Pérez pertenecieron a los cabrialenses, aunque es cierto que Pérez ha jugado con más de media liga, desde que hace dos décadas saltó al profesional con los Petroleros de Cabimas. Lino Urdaneta fue un útil bombero magallanero, antes de ser firmado como agente libre por los occidentales. Pero el caso más parecido a Sojo entre todos los que desde hoy buscan vencer a su antigua escuadra es el de Juan Rincón.

Llegó a ser el setup más seguro de la Liga Americana, récord de apariciones para un pitcher venezolano en las grandes ligas y una referencia indiscutible de los larenses durante 15 años, desde que debutó en el circuito, en el campeonato 1997-1998. Luego de un declive que parecía augurarle malas cosas, Rincón ha recuperado su dominio desde que pasó a los centrales en el cambio que llevó a Santeliz, Noriega y Jesús Montero a Barquisimeto. Resultará anticlimático para los seguidores de los Cardenales ver a Sojo caminar al morrito para pedir que el derecho venga del bullpen. Héctor Giménez ya había disputado una final con Magallanes, la divisa a la que regresa en esta ocasión, tomado en el draft como jugador sustituto.

El receptor e inicialista yaracuyano firmó por primera vez con los bucaneros, creció en las granjas de Houston y defendió a los filibusteros en la serie decisiva del torneo 2006-2007. Sólo tomó un turno y lo falló, aunque empujó una carrera. Aquella fue su única aparición en el plato en esta instancia sin vestir el uniforme de los Tigres, porque a mediados de 2007 fue cambiado al Aragua y las siguientes 105 apariciones legales que sumó vinieron con los colores de los bengalíes, en cuatro finales diferentes. Hay más rarezas y coincidencias. Carlos Zambrano debutó en la pelota venezolana en 1998, pero esta será la primera oportunidad en que sea parte de una final. De hecho, el Toro jamás había lanzado en una postemporada aquí. Gustavo Chacín, que abrirá en la rotación magallanera después de Zambrano, resultó decisivo en la derrota de los Navegantes en la última serie de este tipo que disputaron los carabobeños, en enero de 2010. Chacín, además, fue un emblema cardenalero entre 1998 y 2004.

Paulo Orlando será el primer brasilero en disputar una final de la LVBP. Es más, Orlando será apenas el tercer suramericano no venezolano en actuar en esta etapa. Antes que él, sólo han estado dos colombianos: el utilty Jolbert Cabrera, campeón con las Águilas en la zafra 1999-2000, y el lanzador Javier Ortiz, subcampeón con los Caribes en la 2003-2004. Ambos, por cierto, tuvieron sólidos aportes por sus causas. Cabrera bateó .381, en su intento por llevar al Zulia hasta la Serie del Caribe, y Ortiz se anotó una victoria contra los Tigres, con seis buenos innings en los que aisló dos carreras y apenas se le embasaron siete contrincantes. Omar Malavé es mano derecha de Sojo, como su coach de banca. La mitad de los títulos del Lara ocurrieron bajo su mando, en las temporadas 1997-1998 y 1998-1999. Como su actual jefe, del que fue mentor durante largo tiempo, Malavé es un histórico de los Cardenales. En el cuerpo técnico crepuscular ahora está Alex Delgado, apodado muy justamente el "Señor de los Anillos". Como pelotero estuvo en 11 equipos campeones de la liga, ganó una Serie del Caribe y busca su duodécimo anillo, ahora como instructor.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico