• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El emergente

¿Cuál es el futuro de Freddy García? ¿Es comparable su caso con el de Bob Abreu? Ambos son agentes libres, tienen edades avanzadas, vienen de temporadas discretas y siguen sin equipo, a menos de un mes de comenzar los entrenamientos primaverales. Hay diferencias, sin embargo.

Aunque el último lustro de García no se compara con la primera parte de su carrera, debido a que fue operado del hombro derecho en 2007 y tardó tres años en recuperar su forma física, tiene aspectos a su favor, al sacar cuentas respecto a lo que puede suceder en 2013. Acaba de cumplir 36 años de edad, lanzó alrededor de 150 innings en cada una de las temporadas de 2010 y 2011, tiene un historial consistente en la mayoría de sus 14 campañas y su desempeño en 2012 tampoco fue tan malo. El balance global acusó una cosecha para el olvido, con 5.20 de efectividad. Fue sacado de la rotación de los Yanquis y eventualmente fue dejado fuera del roster de postemporada. Pero aspectos que se rescatan y justifican el interés de los Mellizos, el único equipo que supuestamente ha contactado a sus representantes, aunque su hombre ha sido vinculado también a los Rockies y los Rojos.

García tuvo buenos momentos el año pasado. Entre mayo y agosto lanzó 80.0 innings, en los que ponchó a 67 rivales, con 23 boletos (una relación de casi tres abanicados por cada base por bolas); le sonaron únicamente 10 jonrones, teniendo que lanzar la mitad del tiempo en el volátil Yankee Stadium, y dejó 3.60 de efectividad. Son números estupendos para un cuarto o quinto abridor, el papel que hoy cumpliría el antiguo as. Lo que afea el currículo de "El Jefe" es su cosecha de abril (12.51 de efectividad, 2.20 de WHIP y 1.159 de OPS de los bateadores contrarios) y la recaída de septiembre (7.24 de promedio y .925 de OPS, aunque su WHIP estuvo cerca de la media de la liga, con 1.39). Incluso en el recuento global hay de dónde aferrarse. Por ejemplo, guillotinó a 7,5 contrincantes por cada 9.0 actos, muy por encima de la media de su carrera, y se anotó 2,54 ponches por cada transferencia, también por arriba de lo que dice su hoja de servicios. García hizo una confesión inquietante durante su visita a la embajada de Estados Unidos.

A diferencia del año pasado, esta vez no está dispuesto a aceptar un contrato de ligas menores con invitación al campo grande. Esto explica que aún no haya firmado. Un pitcher con su trayectoria, alguien que lanzó con decoro en 2010 y que tuvo un buen 2011, como lo indica su efectividad ajustada de 119 (es decir, 19 por ciento mejor que el promedio de la liga allí donde él trabajó), un serpentinero así tendría que haber recibido varias propuestas para asistir al spring training sin contrato garantizado. Es casi una apuesta segura para escuadras como los Astros. Bien sea porque pudiera lanzar en la más débil Liga Nacional o porque pudiera tener como hogar un estadio favorable a los monticulistas, como lo es el espacioso Target Field de Minneapolis, hay razones para creer que el antiguo líder en efectividad de 2001 en la Liga Americana tiene con qué ayudar a algún equipo necesitado de abridores.

García es el primer pitcher venezolano con 152 victorias. No es imposible pensar que pudiera llegar a 200, una cifra respetable entre latinoamericanos. Tiene 14 campeonatos arriba, toda una rareza entre los nativos. Su próxima presentación le permitirá convertirse en el primer pitcher del patio con 15 temporadas en las mayores. ¿Está dispuesto a ello? Puede que no, si mantiene su determinación a no aceptar contratos no garantizados. Pero es casi seguro que aún le queda pólvora. Ya veremos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico