• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El emergente

Tobías Enrique Carrero, vicepresidente de los Bravos, rompió el silencio y habló con el periodista Enis Espinoza, quien publicó en el diario Sol de Margarita, esta semana, el primer análisis que los propietarios del equipo hicieron sobre la eliminación del club. Es un resultado tres veces peor que el sufrido por los Tiburones y los Tigres. Primero, porque al mal en sí mismo se añade el hecho de que Margarita es el único fuera de los playoffs por dos años seguidos. Y luego, porque con la paulatina consolidación de los Caribes en Puerto La Cruz, únicamente queda por arraigarse en nuestra pelota el cuadro insular.

El éxito de los neoespartanos interesa a todos, equipos y fanaticada, sin importar su filiación. Mientras haya una sola organización con presupuesto en rojo, no habrá expansión en Venezuela. Es un contrasentido añadir plazas que deben empezar su proceso de maridaje con la afición, cuando todavía hay elencos que batallan para evitar las pérdidas. La clave para nivelar las arcas pasa por el enraizamiento en la tierra donde se juega y, por supuesto, por los triunfos. No en balde el estadio Nueva Esparta es el de peor asistencia, con promedios de 3.000 o menos aficionados por encuentro desde la campaña 2011-2012. Carrero fue muy discreto con Espinoza, en una entrevista que recogió el sitio web de los Bravos y que luego fue rebotada por otros medios, que no dieron el crédito correspondiente a su autor original. La principal noticia que dio es auspiciosa: un voto de confianza para el gerente deportivo Iván Arteaga. Por más que los margariteños necesiten hacer ajustes, algunos quizá drásticos, lo más importante es definir un proyecto y ser fiel a él.

Ese proyecto pasa por un liderazgo en la oficina del que Arteaga es parte vital desde hace menos de un año. Hace falta darle tiempo para ver si su apuesta es correcta, especialmente porque hubo aspectos positivos, dentro del balance: la planificación de la pretemporada, que posiblemente influyó en el vigoroso inicio de la escuadra, o la actuación de varios jóvenes, entre quienes César Hernández, Elevys González, Leonardo Astorga, Wilfredo García, Wilmer Flores y Edgar Durán asoman como puntas de lanza. Alrededor de ellos se construirá el futuro de la divisa. Para Margarita es urgente poner orden a la conducción en el terreno. Primero con Don Baylor y ahora con Hensley Meulens, el manager titular ha faltado a las últimas dos pretemporadas y a casi todo el primer mes de campeonato. No es la razón crucial de la eliminación, pero pesa en la crisis. Sea Meulens, Julio Viñas o quien sea el designado para la 2013-2014, la novena necesita un cuerpo técnico estable para crecer.

Hay jugadas fallidas que atender, como el supuesto disgusto con Ronald Belisario, oficialmente silenciado, o la improductividad de Jonathan Herrera y Maxi Ramírez, dos piezas que eran fundamentales en las aspiraciones para este campeonato. Ramírez, con esa línea de .307/.405/.409 y estatus entre triple A y grandes ligas, puede ser una pieza de cambio atractiva. Como fuere, Arteaga debe tener muy presente que la clave es el pitcheo. Las últimas ediciones ganadoras de los Bravos tenían a Yusmeiro Petit, Carlos Monasterios y Alberto Bastardo en buen momento y al frente de la rotación. Hay brazos jóvenes con quienes empezar a construir un bullpen nativo durable. Atender esto con éxito es vital. Los cinco clasificados de esta ocasión y la dinastía reciente de los Tigres demuestran que el pitcheo nacional es el germen del triunfo. La pelota venezolana necesita que los Bravos se consoliden a largo plazo. Al menos hay buen material por donde empezar.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico