• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Qué dejó la convención anual? Primera parte

Quizás esta haya sido la Convención Anual más compleja, más tensa en los últimos años, si no en la historia de la LVBP.

Nunca ha sido más apropiado el deseo de la liga de realizar el cónclave a resguardo de los medios de comunicación. Había disenso y tensión por el polémico tema del formato. Lo apropiado, institucionalmente hablando, era no ponerle altavoces a las distintas posiciones.

La ronda eliminatoria se redujo de 70 a 63 juegos. Era necesario. Insistir con el calendario largo era arriesgarse a un colapso, en caso de que lloviera con más frecuencia este año, respecto al año pasado.. No había suficientes fechas libres, incluso comenzando la zafra el 3 de octubre, como se asomó en algún momento.

El mal necesario creó otro problema: no habrá mitades exactas en la eliminatoria. Una parte tendrá 32 juegos, la otra 31. ¿Qué significa? Que puede haber equipos eliminados injustamente, en caso de quedar un juego por debajo del último clasificado.

Ese compromiso 32 que le falta al cronograma rompe con la necesaria igualdad entre una y otra parte de la eliminatoria. Será imposible no preguntarse, si alguien queda fuera en tales circunstancias: ¿qué habría pasado si se juega esa 32ª jornada? ¿Se hubiera mantenido el status quo? ¿O habría tenido el eliminado un nuevo aliento, para subir un peldaño en la tabla y lograr los puntos que le faltaban para jugar en enero?

Lo justo habría sido reducir aún más la eliminatoria, a 56 duelos. Las series habrían tenido números pares y las mitades también. Pero eso conllevaba otro inconveniente: menos ingresos.

El balance en este aspecto, el calendario, no es positivo. Y los equipos lo saben.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico