• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La decisión de Tomás Telis

Algo más se rompió cuando se fracturó el peroné de Jesús Sucre, la noche del domingo, en el segundo inning del duelo entre sus Navegantes y los Caribes.

Un dolor mucho más profundo que el experimentado por el receptor venezolano hirió al Magallanes.

Lo de Sucre es lamentable. No sólo se pierde el resto de la campaña; tampoco estará a tiempo de competir con sus rivales de posición en el campo de entrenamiento de los Marineros, en febrero.

Le tocará luchar por lo suyo en inferioridad de condiciones, regresando a la acción en marzo, cuando los demás tengan casi un mes entrenándose.

Eso en el plano personal. En lo colectivo, la lesión expone de modo descarnado la ausencia de un grandeliga que hace apenas dos semanas formaba parte del roster turco.

La fractura puso a pensar a muchos sobre la decisión de Tomás Telis.

Mucho se ha dicho de Odúbel Herrera y su determinación de irse en plena semifinal contra los Tigres, dejando a los Tiburones sin su tercer bate y centerfielder. El jugador explicó su punto de vista, finalmente.

Poco se ha dicho sobre Telis y su impulso de recoger sus cosas y marcharse, durante la primera ronda de playoff, ante los Leones.

El bigleaguer de los Marlins esperaba que el manager Carlos García siguiera alternándolo con Sucre. Así fue en la recta final, desde que ambos coincidieron. Ellos se combinan para ofrecer un producto casi perfecto; el ahora lastimado receptor sobresale por su excepcional defensa y su más joven compañero tiene mayor proyección ofensiva.

Cuando se complicó el duelo con el Caracas, García hizo lo que casi todo estratega haría: prefirió al careta de mejor mascota.

Quizás fuera casualidad, pero los pitchers habían tenido mejores resultados con Sucre. Telis quedó en la banca dos días seguidos. Es posible que no le gustara. Al tercer día, al ver que su nombre no estaba en el lineup, regresó al clubhouse, reunió sus objetos personales y se fue.

García fue irónico y lapidario al día siguiente, cuando fue consultado por los periodistas: le deseó “suerte en su carrera”. La gerencia le retiró de roster. Roberto Ferrari anunció que no seguiría con el equipo. Al menos este año.

Para agravar las consecuencias de esa decisión, la lesión de Sucre ocurrió días después de que Carlos Maldonado fuera sacado del roster, lo que le inhabilitó para regresar antes del 27 de enero. Repentinamente, los bucaneros se quedaron sin sus tres catchers principales.

No todo está perdido. La previsión de años pasados vuelve hoy a servir de auxilio. Dios bendiga a Luis Blasini, el ex gerente deportivo, y su propensión a adquirir caretas. Juan Apodaca es el nuevo titular. Gustavo Molina asume como suplente. Son veteranos. Ambos llegaron hace poco más de un año. Pero apenas han jugado en la 2015-2016, por diferentes razones.

La decisión de Telis ha probado ser tanto o más delicada que la decisión de Odúbel, por sus consecuencias.

La deserción de Herrera motivó a otro grandeliga, Carlos Sánchez, que regresó con dos jonrones. Esta otra dejó a los Navegantes sin el conductor de su orquesta, sin el manager dentro de terreno.

La fractura de Sucre deja consecuencias. Una de ellas es este dolor casi irreparable: constatar que un jugador que podría ser hoy la solución, no lo es, porque abandonó su causa.

iserrano@el-nacional.com

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico