• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La decisión de Josh Kroeger

Josh Kroeger | HENRY DELGADO

Josh Kroeger | HENRY DELGADO

Es la primera vez en un lustro que al comenzar la temporada no hay noticia cierta sobre Josh Kroeger, uno de los importados más populares en las últimas décadas.
 
Ni siquiera hace dos años, cuando se recuperaba de una operación en la rodilla, el estadounidense era una incógnita tal. Entonces, la gerencia de los Leones y el propio jugador tenían claro el camino: hacer rehabilitación y regresar con los melenudos en la zafra 2012-2013.
 
El toletero se recuperó y fue parte del pasado contingente extranjero del Caracas. No hizo mucho, es verdad; apenas sacudió dos jonrones y sólo su promedio de embasado de ..404 estuvo a la altura de su historial en la liga.
 
Claro, el par de bambinazos fue contra Magallanes y todavía está fresco en la memoria de muchos aficionados el trote de Kroeger alrededor de las almohadillas, después de dejar en el terreno a los turcos y a Jean Machí en el Universitario. Vaya sentido de la oportunidad.
 
¿Por qué tanto ruido con Kroeger? Porque ya fue Jugador Más Valioso en la LVBP; porque ayudó a alzarse con la corona del circuito a los capitalinos, en la 2009-2010, y los Caribes, en la 2010-2011; y porque no es común conseguir extranjeros que mantengan ese nivel año a año y él ha puesto una línea de .300/.406/.490 en cinco torneos.
 
Todo esto no sería más que un buen recuerdo para los caraquistas, de no querer regresar Kroeger y de no querer traerlo los felinos en las condiciones que el norteamericano ha planteado.
 
El patrullero tiene argumentos para pedir un contrato garantizado. Aunque no le fue bien en la justa anterior, en la que bateó para .286/.404/.361, tiene un peso específico.
 
Lo único que posee un pelotero para negociar es su propio pasado. Si sólo negociaran a futuro, Albert Pujols no habría firmado con Anaheim ni Prince Fielder con Detroit.
 
La gerencia felina, por otra parte, está en su derecho de dudar. Kroeger fue dejado libre en la Liga del Atlántico, un circuito independiente, y no ha jugado desde mayo. No ha dado muestras de haberse recuperado completamente de la cirugía o quizás está por recorrer la curva descendente del rendimiento, aunque el 31 de agosto apenas cumplió 31 años de edad.
 
Además, no le niegan retornar; le han pedido venir a prueba, someterse al ojo del cuerpo técnico y demostrar que está en forma.
 
El tiempo ha pasado. El equipo tenía hasta el 28 de septiembre para firmar o dejar en libertad al pelotero.
 
Kroeger pidió un plazo adicional hasta el 5 de octubre. A pocas horas de la voz de playball no había dado respuesta.
 
El avance del tiempo también ha jugado en contra del slugger. Anzoátegui era el club más interesado en él, pero ya completó su importación. Las demás novenas tienen a todos sus forasteros.
 
Los Leones firmaron cuatro outfielders extranjeros y tienen más en planes. Si el estadounidense hubiera venido al país el mes pasado, para sumarse a otro elenco, habría tenido su contrato garantizado y un período suficiente para alistarse. Sea con quien fuere que venga ahora, estará a prueba, porque deberá tomarse algunas semanas para prepararse e ir a la paralela.
 
Es una situación compleja, porque su hijo está por nacer y él no quiere venir antes del 15 de noviembre, para estar con su familia.
 
¿Es el fin de su historia en Venezuela? Probablemente no. Alguien desesperado por ofensiva le ofrecerá un contrato en la segunda mitad y él tendrá opción de mostrar su ofensiva, especialmente si puede establecer su casa en estadios como el Universitario, el José Bernardo Pérez o el Chico Carrasquel.
 
¿Con los Leones? Parece difícil ahora. Pero también era difícil tener de vuelta a Dave Hudgens y Rick Sweet, y allí están.
 
Twitter: @IgnacioSerrano
www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico