• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La decisión de Johan Santana

La firma de Johan Santana con los Orioles es un motivo de fiesta para los amantes del beisbol, y muy en particular, para la legión de venezolanos que tienen este deporte como su pasatiempo favorito.

El pacto es una señal inequívoca de su recuperación. Lo que para unos fanáticos fue una preocupación, que la recta viajara a 81 millas por hora hace una semana, fue motivo de entusiasmo en Baltimore, porque apenas 11 meses después de ser operado, él debe incrementar esa velocidad, conforme fortalezca el hombro..

Eran siete los equipos interesados. No sabemos cuántos hicieron una oferta o si los oropéndolas se adelantaron a todos, para ganar la mano. Es difícil rechazar un salario base de 3 millones de dólares, con incentivos de 5,5 millones adicionales, cuando no tienes siquiera garantía de volver a subir al morrito.

Igual cabe la pregunta, sin conocer las fichas en poder de las otras gerencias: ¿fue la mejor decisión?

Es la decisión de Santana. Así que es buena. ¿Quiénes somos para decir que hubiera sido mejor seguir otro camino? Pero como todo paso en la vida, tendrá implicaciones. ¿Cuáles serán las de este paso? ¿Qué cabría esperar, de haber aguardado por otras propuestas?

Quizás hubiera sido preferible verlo intentar un retorno en la menos competitiva Liga Nacional o en un estadio más favorable a los lanzadores, como el de los Mellizos.

Puede que la decisión del merideño y su agente Peter Greenberg sea también una muestra de coraje, de garra, de personalidad del nativo de Tovar.

El Oriole Park at Candem Yard es un pequeño polígono de tiro, un escenario favorable a los bateadores, como también lo son el Yankee Stadium, el Fenway Park, el Rogers Centre e incluso el Tropicana Field.

La casa de los Orioles ocupó la cuarta posición en promedio de jonrones la temporada pasada. En esa lista, tres de los cinco parques de la división oriental del joven circuito ocupan plazas entre los nueve más favorables a los toleteros, de acuerdo con el cálculo ESPN.com.

En la Americana hay bateador designado. Eso no importó para que Santana fuera el mejor pitcher del beisbol entre 2004 y 2007. Pero su falta sin duda ayudó a que su vuelta de una primera cirugía, en 2012, ya en la Nacional, resultara exitosa, al menos los primeros tres meses, hasta que su actuación con 134 lanzamientos en un encuentro, el de su no-hitter, pareció cortar lo que era un rotundo y feliz regreso.

Todos los equipos del este de su nueva llave son aspirantes a pasar a los playoffs. Incluso los Azulejos. Los campeones mundiales, los Medias Rojas, están allí. También los todopoderosos Yanquis, con sus nuevas adquisiciones y aspiraciones. Están los Rays, con su diseño sabermétrico, eternos competidores, y los Orioles, que han firmado suficientes figuras como para ser candidatos otra vez.

En ese ambiente probará su vuelta Santana: en la división más potente del beisbol, con cinco estadios favorables a la ofensiva y con bateador designado.

El Gocho no podría haber buscado una prueba más difícil. Pocos peloteros venezolanos han tenido el espíritu y el talante competitivo de este dos veces ganador del premio Cy Young.

Quizás sea otro reto para el serpentinero que sin ser prospecto de primera línea se convirtió en el mejor monticulista venezolano de todos los tiempos. Tal vez sea la mejor forma que tiene de hacer las cosas alguien capaz de sobrevivir a una operación de la cápsula y festejarlo con un no-hit no-run.

Habría sido más fácil en la Nacional o en otra división. Santana y Greenberg prefirieron el camino más largo y difícil.

Ya antes el Gocho superó obstáculos para ganar el aplauso de todos. "Believe it", propone el zurdo en su cuenta personal en Twitter, como un mantra.
Habrá que creerle. Santana inició su vuelta.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico