• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Los 6 clasificados y el mejor perdedor

El martes será un día importante para la LVBP. Los equipos se reunirán para repasar con la directiva de la liga lo ocurrido en la temporada 2014-2015. Es posible que ese día sea ratificado Oscar Prieto como presidente del circuito. Y es posible que se tomen algunas decisiones que impactarán el torneo venidero.

La jornada de reflexión, que así se llama, fue creada por la directiva presidida por José Grasso Vechio. Resultó un acierto, en cuanto a aliviar la carga de trabajo que por lo general se acumulaba para la convención anual.

Este año, la convención anual se llevará a cabo en junio y quizás para esa fecha ya se sepa cómo será la competencia en la 2015-2016.

Varios equipos, una clara mayoría, están decididos a evaluar la propuesta de los Cardenales, que consiste en adoptar un sistema semejante al de la Liga Mexicana del Pacífico, con seis clasificados a los playoffs y la creación de un sistema de puntaje, según el desempeño de los participantes en la primera y la segunda mitad.

Incluso una organización tradicionalmente contraria a aumentar el número de los clasificados, como los Leones, está dispuesta a oír los argumentos y estudiar las posibles consecuencias de un cambio así.

Hay problemas que atender, ciertamente.

La final no puede comenzar el 23 y mucho menos el 24 de enero, como se planteó en esta ocasión. Si se quiere contar con un descanso mínimo antes de hacer el viaje a la Serie de Caribe, y si se desea, especialmente, tener un par de fechas libres después del segundo y el quinto juegos, como es recomendable, resulta necesario fijar su inicio para el 21 o el 22, a más tardar.

Algunos ejecutivos han planteado definir primero las fechas de la serie decisiva y luego cuadrar lo demás. No es mala idea. Pero ¿qué es lo demás?

La primera opción es mantener el statu quo, un todos contra todos semifinal de cinco divisas, con una ronda eliminatoria de 63 encuentros. Pero ello obligaría a iniciar la postemporada alrededor del 29 de diciembre.

La alternativa es el nuevo formato. Disputar tres rondas de playoffs acortaría los plazos, incluso empezando el 2 de enero. Eso implicaría contar necesariamente con el sexto clasificado y que uno de los derrotados en la primera fase de postemporada pueda avanzar a la semi.

¿Es lo que quiere la afición? No hay un estudio de opinión a favor o en contra, que sepamos, aunque el eco de las redes sociales parece sugerir que una mayoría de la fanaticada está en contra de la propuesta.

La situación actual requiere soluciones, sin embargo. Es verdad que los viajes se han hecho cada vez más difíciles, tortuosos y demorados, lo que es insólito en un país que entró hace rato al siglo 21. Con la necesidad de hacer un calendario que incluye paradas en Maracaibo, Puerto La Cruz o Margarita, eso ciertamente es un inconveniente mayor.

Más crucial todavía es la definición de un formato de competencia que conlleve un mayor reparto de ganancias. No se trata de hacer votos por el enriquecimiento de algunos dueños de equipo, sino de velar por el fortalecimiento de la LVBP, algo que es posible sólo si la economía de las ocho divisas es saludable.

La semifinal todos contra todos, en ese sentido, ha sido un éxito desde su creación, salvo raras excepciones. Cambiarla sería una apuesta, pero también un riesgo. Veremos.

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico