• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La callada tenacidad de Eugenio Suárez

¿Cómo se llama el aparatico ese que parece una horquilla, tiene un resorte y es utilizado para fortalecer  los músculos de los antebrazos, al apretarlo constantemente?

Josman Robles lo llama “el alicate”. El ex inicialista y toletero zurdo no sabe el nombre del instrumento, pero tiene muy claro cuál es su uso y los beneficios que eso conlleva.

Eugenio Suárez, uno de sus pupilos más dedicados, también lo tiene claro.

“Yo le recomendé que trabajara los antebrazos”, recuerda Robles. “Le decía: ‘Tienes que acostarte con el alicate. Despertarte con el alicate. Soñar con el alicate’. Le insistía en que hiciera la mayor cantidad de ejercicios, para fortalecerse”.

El otrora primera base de Aragua, Cabimas y Oriente fue el primer manager de Suárez en el beisbol profesional, en la Venezuelan Summer League, en 2009. También fue su primer instructor de bateo. Esa es la especialidad del falconiano y la razón por la cual lo contrató Detroit.

El torpedero guayanés no ha dejado de relacionarse con Robles. Así como Bob Abreu le pidió que fuera su entrenador personal, el año pasado, para intentar un regreso al beisbol profesional, así el campocorto siguió perfeccionando su ofensiva al llegar a Venezuela, cada vez, después de sus experiencias en las menores y siempre con las grandes ligas como objetivo.

Suárez creció en las granjas de los bengalíes como un paracorto defensivo, de buenas manos y gran futuro. Comenzó 2014 como uno de los 10 principales prospectos de esa organización, de acuerdo con Baseball America.

“Eugenio siempre ha tenido esa herramienta como uno de sus puntos fuertes”, admite Robles. Pero no es la única.

El coach, de hecho, asegura que esos números que facilitaron la graduación de Suárez esta semana, allanando el terreno para el llamado que le hicieron los Tigres, no son producto de la casualidad.

El nativo de Puerto Ordaz, caraquista y casi veinteañero, sacó 8 jonrones y disparó 18 tubeyes en las menores, con una línea ofensiva combinada de .288/.360/.510 entre doble A y triple A. esa fue la razón última de su ascenso.

"Hemos tenido problemas en la parte baja de la alineación y creo que Eugenio nos ayudará, ofensivamente hablando”, aseguró Dave Dombrowski, el presidente ejecutivo y gerente general de los felinos, al explicar las razones del movimiento a través de MLB TV.

Robles está de acuerdo con cada una de esas palabras.

“Eugenio tiene la capacidad para batear”, advierte el instructor. “Utiliza todo el terreno, y a pesar de que se ha ponchado mucho, tiene gran cantidad de dobles, aprovecha los espacios y posee la capacidad de manejar la banda contraria, la parte derecha del terreno, una característica de los grandes bateadores”.

No siempre fue así, aunque el don estaba allí. Suárez era delgadito cuando firmó y los scouts en Venezuela tuvieron que defender su adquisición.

“Ya no es el muchachito que llegó a los 16 años de edad, sin físico”, recuerda Robles. “En Estados Unidos se sorprendían por su cuerpo de niño. Pero cambiaron de opinión, después de verle en dos o tres juegos. Sólo por su lenguaje corporal te das cuenta. Te dice: ‘Este soy yo y vine a jugar’. Lo ha demostrado. Cometió los errores propios de la juventud, pero ya es otro tipo de jugador, con gran madurez, que ya no comete esos errores, gracias a la experiencia. Tengo gran expectativa de ver qué va a hacer”.

Cuando Omar Vizquel se uniformó con los Leones, para iniciar su carrera como coach del Caracas, la gerencia melenuda vio la posibilidad de hacer crecer a su shortstop del futuro. Suárez también. Por las tardes, se le veía a ambos en el estadio Universitario, compartiendo los secretos de la profesión.

Una lesión en uno de sus tobillos terminó abruptamente con esas lecciones. Pero el bolivarense, por lo visto, es un alumno deseoso de aprender. Por eso el nexo que creó con Robles.

“Tengo una relación muy estrecha con Eugenio”, admite el instructor. “Le he dedicado mucho tiempo, porque él siempre estaba a mi lado, queriendo batear y batear y batear. Cuando trabajas tanto, el trabajo te da resultados”

De tanto usar “el alicate”, o como sea que se llame el instrumento, Suárez desarrolló los antebrazos. Un día, le dijo a su maestro: “Quiero dar muchos cuadrangulares”.

“Yo le decía: ‘¿Y para qué quieres dar jonrones? Aprende primero a dominar el lado contrario del terreno y los jonrones van a llegar después’. Él tiene la fuerza para dar 20 vuelacercas en una temporada completa, pero será mucho mejor si da 10 o 15, con 40 tubeyes o más”.

El cubano José Iglesias estará de regreso el próximo spring training. Es el dueño natural del campo corto en Detroit. Pero a Suárez, y a quien quiera aspirar al puesto, le quedan cuatro meses para hacerse de una buena reputación.

¿Soñará todavía con “el alicate”? Habrá que preguntarle, mientras trata de afianzarse como el nuevo grandeliga de Venezuela.

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

iserrano@el-nacional.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico