• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La ruta cuesta arriba en busca de Baudilio Díaz y la Triple Corona

El Samurái amaneció el viernes a sólo cinco cuadrangulares del récord de Baudilio Díaz. También estaba en posesión de los tres lideratos que componen el exclusivo reconocimiento, gracias a un average de .407, con 15 vuelacercas y 40 empujadas.
 
Es una de las mejores temporadas que se recuerde.
 
El estupendo portal PuraPelota.com tiene una herramienta llamada Índice de Rendimiento, comparable con el OPS ajustado de Baseball Reference, que sirve para comparar lo realizado por un pelotero —y sus promedios— con la media de la liga en cada temporada.
 
El monaguense lidera la LVBP en ese útil departamento, con un IR de 224. ¿Saben qué significa eso? Que los números del toletero derecho son 124 por ciento mejores que el promedio conseguido por todos los bateadores en la actual campaña. Notable.
 
El único otro que ha sido el doble de mejor que la media del circuito es Cory Aldridge, otro aspirante al premio Jugador Más Valioso en este instante. Aldridge tiene 216.
 
Pero no nos desviemos del tema. ¿Qué es más difícil? ¿Que Cabrera alcance al gran Baudilio o que consiga la Triple Corona?
 
La historia ofrece una primera respuesta: desde 1946, el año de la fundación de nuestra pelota profesional, al menos un slugger ha conseguido 20 bambinazos. Ese es el propio Díaz. En cambio, jamás ha habido un triplecoronado.
 
¿No es sorprendente? Por acá han pasado importados con tanto poder y contacto como Dave Parker o Cito Gaston, y han brillado criollos legendarios como Vidal López y Magglio Ordóñez, sin que al menos en una oportunidad alguien haya podido dominar simultáneamente las tres categorías.
 
Significa, pues, que la marca de jonrones es más accesible, aunque siga siendo difícil.
 
La gesta quedaría magnificada si, además, quien lo haga se ciñe también las diademas destinadas al mejor bateador y al mejor empujador.
 
Hasta ahora, 32 veces alguien ha dominado dos de las tres categorías. Ocurre con mucha frecuencia, especialmente porque el gran aporreador suele tener altas cifras de remolques, por razones obvias.
 
De hecho, entre los torneos 1986-1987, con el crepuscular Cecil Fielder, y el campeonato 1997-1998, con el magallanero Luis Raven, pasó en 10 de 12 ocasiones.
 
El gran impedimento para lograr la Triple Corona en la LVBP ha estado en conseguir el average más elevado.
 
De los 32 bicoronados, únicamente Wilmer Fields (1951-1952, con el Caracas), Gene Collins (1959-1960, Pampero), Gaston (1968-1969, Magallanes) y Alvin Davis (1983-1984, Caracas) han sido el campeón bate y además el líder jonronero o impulsador.
 
Combinar el contacto con el swing grande es lo difícil. El Samurái dice que ha tratado de chocar más la pelota, sacrificando poder, para buscar más hits. Por eso su average de .407 puntos el viernes.
 
Los ha habido que se han triplecoronado al combinar temporadas distintas, como pasó con Andrés Galarraga en las grandes ligas. Eso también tiene un mérito especial. Vidal, Fielder, Camaleón García, Parker, Carlos Café Martínez y Javier Colina fueron líderes en bambinazos y carreras producidas en una justa y consiguieron el average más elevado en otra diferente.
 
El desafío de Cabrera, si es que se lo ha planteado, es uno de los más complicados en la historia de nuestra pelota. Y se entiende: es tan difícil, que pudiera terminar sobre .400 y aun así ser el subcampeón en esa categoría, si Aldridge vuelve a sobrepasar la cifra.
 
Al igual que el designado de los Tiburones, el guardabosques de los Caribes ha estado sobre las cuatro centenas durante buena parte de la eliminatoria.
 
Al nativo de Caripito le queda un mes para alcanzar a Baudilio. Parece estar más cerca de esa hazaña.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico