• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Cómo es el antidóping en la LVBP?

¿Es confiable el sistema de control antidóping en Venezuela?
 
¿Son legítimas las marcas recientes, como el récord de empujadas de Jesús Guzmán, o las que están por caer, como el histórico registro de jonrones de Baudilio Díaz?
 
Mientras no haya pruebas que digan lo contrario, son legítimas.
 
Hemos dicho que tan irresponsable es mirar al otro lado como hacer acusaciones que no estén respaldadas por pruebas. Pero eso no significa que el sistema antidopaje en nuestro país esté bien, y es el momento adecuado para exigir un cambio.
 
El sistema ha funcionado así: el ministerio del Deporte, a través del IND, debe realizar exámenes aleatorios en los estadios, incluyendo la liga paralela. Los resultados son procesados. Durante un tiempo, analizaron las muestras en Colombia, últimamente en Cuba. Pero hay detalles que llaman a un alerta.
 
¿Por qué los controles en la Venezuelan  Summer League, llevados a cabo por las grandes ligas, arrojan casos positivos cada año, mientras que en la pelota invernal no ocurre así? Son los mismos jugadores.
 
Desde que Wiklenman González dio positivo por anfetaminas, en 2005, no ha vuelto a conocerse otro caso aquí.
 
No hay correlación. En el último lustro, al menos 45 criollos han sido sorprendidos en el uso de sustancias prohibidas entre las menores y la gran carpa, sin contar los positivos ocurridos en México y Japón. ¿Por qué, entonces, no ha habido positivos en la pelota invernal?
 
Pues resulta que sí los ha habido.
 
Antes de la 2012-2013 (temporada, por cierto, en la que no hubo exámenes), apareció una media decena de casos, incluyendo al menos un grandeliga.
 
¿Qué pasó? No fueron suspendidos ni se dieron a conocer sus nombres. El IND y la LVBP consideran que más importante que el castigo es la redención del infractor, según una investigación del periodista Enis Espinoza que pudimos corroborar.
 
Dos integrantes del departamento médico del instituto oficial dijeron al periodista Rafael Tejera, meses atrás, que una suspensión atentaría contra el derecho al trabajo de los sancionados, y existe el temor de que sean expuestos al escarnio público y reciban una segunda suspensión más allá de las fronteras.
 
Hoy no está claro con qué regularidad se hacen los exámenes, luego de no llevarse a cabo en la justa anterior. Hay que corregir esto, por la integridad del juego.
 
Es loable querer la redención del caído, permitirle ponerse en pie, darle la oportunidad de ser un deportista y un ciudadano ejemplar. Pero por algo los avances en la lucha contra el uso de sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento deportivo artificialmente están ligados a las sanciones.
 
Puede que alguno de los implicados caiga en tal uso por desconocimiento, por el mal consejo de agentes, médicos o entrenadores. La mayoría, sin embargo, lo hace con conocimiento de causa, en una época en la que es harto conocida la prohibición y el motivo qué de esa prohibición: la trampa, sí, pero sobre todo la salud de los atletas.
 
No publicar los nombres de los casos positivos y limitar el castigo a una serie de charlas educativas no ayuda a la solución del problema. Incluso, es válido plantear que quien no hace trampa se ve perjudicado por quien es perdonado por el sistema, ya que este último tiene ventajas ilegales y nada éticas en la lucha por un mismo puesto en el roster.
 
También tienen derecho a ganarse el pan aquellos que juegan limpio.
 
El problema no es que Alex Cabrera esté por triturar un registro histórico, como histórico era el que hace poco eclipsó Guzmán. Todos en la LVBP tienen derecho a ser considerados inocentes mientras se pruebe lo contrario.
 
El problema a atacar es otro: se debe pedir que el sistema antidopaje sea claro, transparente y riguroso. Un sistema con espacio para la pedagogía y que también sancione. Que proteja la salud de los jugadores, no sus reputaciones, y cuide la integridad del pasatiempo nacional.
 
Un alto ejecutivo de uno de los equipos planteará el tema a sus pares, al finalizar el torneo. Ojalá esto derive en mayor transparencia y en el fortalecimiento de la lucha antidopaje en Venezuela, para bien de los peloteros, del espectáculo y de nuestro beisbol.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico