• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Los aciertos de la LVBP

Apuntes sobre la convención anual del beisbol profesional (III)

 

La política antidopaje, el reglamento de multas y suspensiones, el formato de competencia. La convención anual del beisbol profesional venezolano promete abundantes noticias, cuando este jueves los ocho equipos y la directiva de la LVBP se encuentren en Margarita y den inicio a la reunión.

 

Las condiciones de campeonato tendrán capítulo aparte. En el cónclave se hará el último repaso a lo que empezó a evaluarse en febrero, durante la jornada de reflexión, y sabremos en definitiva cuántos sustitutos y refuerzos podrá tener cada clasificado en los playoffs.

 

La última temporada retomó la idea de los refuerzos. En los años recientes, los clubes no adicionaban jugadores de otros elencos, sino que sustituían a sus importados por venezolanos o extranjeros pertenecientes a equipos eliminados.

 

Esta vez, incluso, las adiciones sirvieron para aumentar el roster semanal en enero.

 

¿Fue un acierto? Es difícil decir que no. La liga ha cambiado radicalmente, respecto a las décadas anteriores. Ahora es posible ver a unos Caribes titularse con el esfuerzo de Luis Jiménez, figura de los Cardenales, o a un Ronny Cedeño, por entonces estrella de los Tigres, ayudar decisivamente a la fiesta del Magallanes.

 

Las novenas que ganan hoy se parecen poco o nada a las que empiezan el recorrido en octubre. Ahora los peloteros se reportan con fecha de vencimiento, y eso es cuando se reportan.

 

Por el mecanismo de sustituciones y refuerzos, una divisa puede tener medio lineup procedente de otras organizaciones al disputar la final. Es un mal necesario.

 

Las adiciones posiblemente se ratificarán, porque no hay otro modo de mostrar un espectáculo de nivel, como no sea reuniendo en los últimos elencos sobrevivientes a cuantos jugadores estén dispuestos a seguir en acción.

 

Esta cláusula, que es de relativamente vieja data, se profundizó hace un año, cuando la actual directiva presentó la más importante revisión que se recuerde en los tiempos recientes a las condiciones de campeonato.

 

Quizás por aquel trabajo, sin duda provechoso, haya poco que ajustar hoy. Sin embargo, habrá modificaciones. La política antidopaje, por ejemplo, va a insertarse en esa normativa y será amplia, por lo que nos dicen. La propuesta está lista para su presentación.

 

La evolución de la pelota invernal tendrá un peso importante al definir el calendario. Tal vez no ocurra esta vez, pero llegará el día en que haya una modificación drástica, debido a las limitaciones que imponen desde las grandes ligas: cada vez terminan más tarde en el norte y cada vez el spring training empieza más temprano. Al patito feo del beisbol organizado le está pasando como a Benjamin Button, tristemente.

 

Se puede protestar contra esas restricciones, pero remedio no hay. Los verdaderos dueños de los jugadores, protagonistas de esta fiesta, son los conjuntos de la gran carpa. Pagan tanto y ofrecen un futuro tan brillante a quienes logren triunfar, que sería tonto ser pelotero y darle prioridad a la LVBP sobre el camino que conduce a la MLB.

 

Canta el poeta que la verdad no es triste; simplemente no tiene remedio. Este es uno de esos casos.

 

En medio de este panorama, hay buenas noticias. La directiva presentará un informe anual que prueba cómo hubo un crecimiento en la asistencia a los estadios, que ya en la zafra 2012-2013 promedió más de 8.000 asistentes por juego

 

Es un mentís a quienes lanzaron avisos pesimistas y falsas noticias sobre una supuesta merma en las taquillas. Es, también, una prueba de cuánto gusta el pasatiempo nacional y, por qué no, uno de los frutos del empeño por hacer de este circuito un torneo cada vez mejor organizado, aunque aún queda mucho por hacer.

 

En ese rumbo, vale la pena rescatar un éxito reciente, producto de la decisión de los asambleístas en mayo pasado: por primera vez en mucho tiempo, la ronda eliminatoria no tuvo sobresaltos por causa del calendario, juegos extras y suspensiones por lluvia, debido al tino que hubo para diseñar una fase regular con los lunes libres y la planificación suficiente hasta para descansar algunos días adicionales en Navidad y la víspera de Año Nuevo.

 

Queda una tarea pendiente, de gran importancia: que esa tranquilidad también exista en la postemporada. Hallar el modo de que los playoffs dispongan de la misma planificación y holgura, para recuperar la tranquilidad necesaria de ver una final con dos días de descanso, después del segundo y el quinto juegos, para beneficio de los protagonistas y del espectáculo.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico