• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El manager Vizquel, y sus colegas Edgardo y Henry Blanco

Edgardo Alfonzo quiere ser manager. En febrero comenzó una nueva etapa en su carrera, como instructor en el campo de entrenamiento de los Mets, y no oculta que su sueño es dirigir algún día en las grandes ligas.

Omar Vizquel quiere ser manager. Ya es parte del staff de coaches de los Tigres y el alto mando del Caracas anhela tenerle algún día a cargo de la divisa.

Henry Blanco quiere ser manager. Los Diamantes creen tanto en su capacidad para enseñar y dirigir, que están dispuestos a darle trabajo como técnico, en caso de no hacer el equipo grande en este spring training.

Una nueva generación de pilotos venezolanos está por comenzar.

Así como Rodolfo José Mauriello vaticinó una vez que Alfredo Pedrique se convertiría en estratega de las mayores, así parece plausible creer que Alfonzo, Vizquel y Blanco seguirán los pasos de Pedrique y Oswaldo Guillén, los únicos venezolanos que han tenido las riendas de una novena en la gran carpa.

¿Lo harán, en efecto? Tienen la trayectoria y el profesionalismo para que pensemos que son candidatos. Y como tales, ¿les veremos pronto al frente de alguna escuadra de la LVBP?

La mitad de los elencos tuvo un manager criollo en la 2013-2014, si contamos a Aragua, que comenzó con Buddy Bailey, pero terminó con Rodolfo Hernández.

Marco Davalillo, Alfredo Pedrique y Luis Dorante completan el grupo. ¿Cuándo formará Vizquel parte de esa lista?

No será en la 2014-2015. Ya los Leones y el propio ex campocorto lo han descartado, debido a razones personales del caraqueño. No tendrá tiempo, cree, de preparar la zafra esta vez, siendo que su papel con Detroit posiblemente le obligue a permanecer en el norte hasta octubre o quizás los primeros días de noviembre.

Tal vez sea en la siguiente justa, la 2015-2016. Vizquel parece sentir ahora una cautela que antes no tenía, luego de sentirse completamente listo para asumir el reto en el corto plazo, antes de anunciar su adiós.

Pilotear exige no sólo liderazgo, conocimientos, experiencia, manejo del grupo. Requiere también tener una idea clara y metódica del día a día en la cueva, desde aspectos burocráticos hasta la inconmensurable tarea de saber cómo lidiar con 25 personalidades distintas en forma simultánea.

¿Cómo será en el papel de manager el 11 veces ganador del Guante de Oro? De los tres aquí citados, parece ser el más desenfadado. También es el que tiene mayor trayectoria. Y eso importa, al menos para conseguir una primera oportunidad. Que lo diga Guillén.

Decenas de venezolanos trabajan actualmente en el sistema de ligas menores como dirigentes y coaches. La mayoría de ellos son serios y dedicados.

Todos comparten el objetivo de algún día formar parte de una novena en las mayores. Casi ninguno lo logrará, porque para los instructores la exigencia es igual de injusta que para los peloteros: apenas llega una minoría. El resto, se pierde en el camino.

Alguien conocido como Vizquel, Alfonzo y Blanco, con tantos años acumulados en las grandes ligas y tan notable trayectoria, tiene simpatías de antemano. Ninguno se había retirado y ya alguien había asomado que, por liderazgo y sapiencia, algún día podrían conducir a algún conjunto.

Le pasó al legendario número 23 de los Leones, de hecho, al punto de que el presidente caraquista, Luis Ávila, llegó a decir que bastaba con un aviso del antiguo torpedero para entregarle la responsabilidad.

Llegará el día en que Vizquel caminará hacia el montículo desde la cueva de la izquierda en el estadio Universitario, pidiendo al bullpen el envío de un relevista..

También llegará el día de ver si la dura afición de los capitalinos le perdona los errores e infortunios que, como ser humano, él tendrá. Han pitado a estrellas emblemáticas de la divisa, como Gregorio Petit y Jesús Guzmán. ¿Qué harán con él?

Causa similar intriga imaginar a Alfonzo dirigiendo en la LVBP, bien al Magallanes o a los Tigres, o a Blanco al frente de Margarita, aunque una parte de la fanaticada quisiera verlo con los Leones.

No ocurrirá todavía, sin embargo. El primero es muy bien recordado en Maracay, aunque allá hay la tendencia de preferir un piloto con experiencia y quizás extranjero; con los Navegantes, el paso está cerrado, siempre y cuando Carlos García desee seguir con el equipo.

Blanco va a recibir muy pronto una oferta de Margarita, pero para actuar como coach. En la isla no ocultan su empatía por el receptor, que se retirará este año del beisbol activo. Sólo quieren verle aprender y foguearse como cuerpo técnico, preferiblemente como coach de banca, antes de entregarle el cargo.

Vizquel, Alfonzo y Blanco. Los tres se han propuesto ser managers en la gran carpa. La pregunta no es cuál de ellos lo logrará, sino quién lo hará primero.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico