• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Vientos de cambio en Margarita

¿Es Omar Poveda la solución al problema creado por Fernando Nieve?
 
Yves Hernández escuchó la pregunta e hizo una pausa casi imperceptible.. Al final, el gerente general de los Bravos admitió que podría verse así.
 
Quizás el motivo por el que los neoespartanos adquirieron a Poveda no haya sido expresamente la marcha de Nieve, meses atrás.
 
Pero es posible que el alto mando del equipo no se hubiera planteado con igual premura la necesidad de conseguir un abridor criollo para la temporada 2014-2015, de no ser porque aquella adquisición terminó en fracaso.
 
Al derecho carabobeño, hoy con los Leones, lo buscaron para que sirviera de seguro en caso de que Yusmeiro Petit no se sumara, ante el nuevo estatus de Petit en las grandes ligas. No funcionó esa transacción y terminaron enviándole al Caracas, por el antesalista Carlos Rivero.
 
Esta es la última entrega de la serie en la que hemos analizado los cambios realizados en la LVBP la última semana, entre Magallanes, Aragua y Margarita. Toca ver los movimientos desde la óptica insular.
 
¿Qué ganan y qué pierden los neoespartanos al salir de su mejor relevista, Ronald Belisario, y adquirir a Poveda?
 
En el papel, la pérdida es grande. En los hechos, apenas se sentirá.
 
Belisario ha sido uno de los apagafuegos venezolanos de mayor impacto en la gran carpa el último lustro, junto a Francisco Rodríguez y pocos más. Hace tres temporadas fue el Cerrador del Año aquí y a todo efecto es un pelotero de valor.
 
El problema con el maracayero, mucho se ha dicho, está en el plano personal.
 
¿Realmente terminó con el consumo de sustancias, que le llevaron a una suspensión cuando lanzaba para los Dodgers? ¿Es cierto que se va a reportar, a diferencia de la 2013-2014? Y si lo hace, ¿en verdad estará en capacidad de poner buenos números, o será el serpentinero que desde 2011 ha recibido en promedio más de cinco carreras limpias por cada nueve entradas de labor?
 
Son demasiadas interrogantes, demasiados miedos. Los Bravos querían salir de Belisario desde hace dos años y finalmente consiguieron un comprador.
 
Puesto en contexto, cualquier retorno era bueno. Pero la gerencia neoespartana tuvo la habilidad para conseguir mucho más que eso. Si responde a la altura de su potencial, Poveda pudiera convertirse en uno de los abridores más consistentes de la liga.
 
Claro, no es tan fácil así. Aragua no lo habría entregado de no cargar él mismo con su propio equipaje. Desde las lesiones, pasando por la inconsistencia sobre el morrito, terminando con la decisión de ausentarse por preferir descansar, el nativo de Turmero apenas se ha hecho notar en la LVBP, a pesar de tener varias zafras a cuestas en triple A.
 
Poveda es una apuesta. Pero ante la decepción que, al parecer, ya era Belisario, es de esas apuestas que bien vale la pena correr.
 
Si se reporta, como ha prometido, y lanza bien, será el puntal de una rotación que, en principio, se completará con Luis Chirinos, Carlos Monasterios y dos importados, suponiendo que Petit volverá a faltar. No está mal.
 
Para los Bravos, la transacción es una ganancia, más allá de lo que ocurra con Belisario y los Tigres. También es una muestra de que no hay equipo más agresivo en el mercado, hoy, que los neoespartanos.
 
Han pasado 13 meses desde que la nueva gerencia se inauguró, entregando a Frank Díaz. Desde entonces, van seis pactos. Se han ido Díaz, René Reyes, Javier Brito, Edgar Martínez y Belisario. Han llegado Rivero, Anthony Ortega, Manuel Olivares, Jesús Yépez, Wilfredo Tovar y Poveda.
 
Mención aparte para Nieve, que así como llegó, se fue.
 
En Margarita quieren cambiar el destino de la franquicia. Quizás Poveda no sea la pieza que faltaba para completar la transformación, pero sin duda que puede ayudar.


@IgnacioSerrano
www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico