• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Thomas Pham y otros fracasos

No hay equipo en la LVBP que hubiera rechazado contratar a Thomas Pham, de poder traerlo.

Pudo el Caracas y por aquí pasó el patrullero, grandeliga este mismo año con los Cardenales de San Luis. Ha podido ser Magallanes o Lara, Zulia o La Guaira, Aragua, Anzoátegui o Margarita.

A Pham lo pitaron durante su slump. Está bien. Es lo que hacen los fanáticos para manifestar su descontento. Otros fueron más allá, asegurando que el estadounidense es la muestra de que los Leones invierten poco dinero en traer refuerzos del extranjero, y lo invierten mal.

Es falso. El outfielder, finalmente fue dado de baja este martes. No pudo con el pitcheo de la liga o no halló el modo de encontrar su ritmo. Da igual. Pero hagamos este ejercicio con sinceridad: si cada uno de nosotros fuera un gerente en el Caribe, ¿quién le habría dicho no a un jardinero que puede defender el center y acaba de batear para .324/.395/.491 en triple A, con 10 jonrones y 20 bases robadas?

Es cierto que la trayectoria global de Pham no era tan sonreída, pero lo hecho en 2014 y su ascenso a la gran carpa hacían pensar en él como una excelente apuesta.

Es el mismo caso de Josh Whitesell. En su tiempo en las menores, antes de ir a Japón, tuvo muy buenas estadísticas. De hecho, eso fue lo que le permitió jugar fugazmente en las mayores, en dos temporadas. Este año, en México, ligó para .314/.409/.509, con 24 tubeyes y 16 cuadrangulares. Es el prototípico importado para el beisbol invernal: curtido en circuitos independientes, viajado por varias culturas y necesitado del dinero.

No sólo le pasa a los Leones, que han visto a Yoanner Negrín deslucir esta campaña respecto a las dos anteriores. No, puede pasarle a cualquiera.

Los Tigres contrataron a Mike Hessman con la esperanza de verle demoler a los pitchers rivales. Tiene sentido. Como Whitesell, Hessman es un bateadore vulnerable, pero con mucha fuerza. Nadie ha dado más jonrones que él en las menores, 417 ya. Así como se lee: nadie en todos los tiempos. Pero aquí ha puesto un average bajo, como en el norte, sin regar los bleachers de estacazos.

A veces es simple mala suerte. No otra cosa puede decirse de un Mitch Lively, Pitcher del Año en la 2013-2014 y fuera de juego con molestias en el codo hoy. Le pasa al Magallanes y puede pasarle a otros.

Incluso las Águilas, elogiadas por su ojo para traer importados de gran rendimiento, despiden a tres jugadores por cada Evan Gattis, Josh Schmidt o Mark Minicozzi que contratan.

Josh Kroeger llegó al Universitario como una apuesta más. Ni siquiera tenía un cupo en la importación regular, en su primera campaña con el Caracas. Se suponía que comenzaría en la paralela. Venía de fracasar con el Zulia, justamente, y sus números en el norte, aunque atractivos, no eran rotundos.

Ya sabemos lo que pasó con Kroeger, luego de ser inscrito en el roster activo por un azar, al faltar uno de los extranjeros melenudos.

Nadie echará de menos a Pham, y a este paso, tampoco a Whitesell o a Hessman. No rindieron a la altura de las expectativas. Kroeger, en cambio, aún es añorado, año y medio después de su retiro, y hasta consiguió ofertas para probar un regreso con los Bravos. Así es el beisbol invernal.



Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico