• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Ted Lilly y Patato Pascua

Lilly fue compañero de Carlos Zambrano con los Cachorros de Chicago | EFE

Lilly fue compañero de Carlos Zambrano con los Cachorros de Chicago | EFE

Pete Rose tenía dos temporadas completas en las grandes ligas, era el camarero titular de los Rojos y había sido el Novato de la Año en la Liga Nacional cuando se estrenó en la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, en 1964.

Roy Campanella era una súper estrella de las ligas negras cuando fue contratado por los Sabios del Vargas, en 1946.

Bob Gibson fue el as de los Indios de Oriente hace medio siglo, mientras Phil Niekro hacía sus envíos en la desaparecida Liga Occidental.

Ha habido muchos importados de lustre en la pelota criolla, jugadores que fueron estrellas aquí y también en el norte. Muy pocas veces, sin embargo, ha venido al país un pelotero con la trayectoria que tiene Ted Lilly, próximo a estrenarse con el Magallanes.

Lilly planea lanzar en la liga paralela esta semana y sumarse después de eso al Magallanes. Cuando entró al clubhouse turco, fue saludando uno tras otro a los viejos conocidos que ha hecho durante su periplo de dos décadas como profesional, incluyendo los últimos 15 años en la gran carpa.

El zurdo acumula casi 2.000 innings de labor con los Expos, Atléticos, Azulejos, Yanquis, Cachorros y Dodgers. Es imposible no conocer a mucha gente en todo ese tiempo y no llamar la atención allá donde el beisbol importe.

Pero aunque ha habido quien considera a Lilly como el importado más experimentado en venir a Venezuela, la realidad es otra.

Dave Parker había sido campeón bate de la Liga Nacional con los Piratas cuando reforzó al Magallanes por última vez, en los 80. Pero la Cobra Parker estuvo en Valencia a la búsqueda de la gloria perdida, luego de brillar con Pittsburgh y los turcos en los años 70.

En cambio, Camilo Pascual era una figura señera del beisbol internacional cuando fue traído por Homero Díaz Osuna para los Tigres, en 1968. Aquella fue la primera de sus tres incursiones en la LVBP, donde también defendió al Caracas y a La Guaira.

De acuerdo con José Montilla, de PuraPelota.com, no ha habido otro lanzador con más innings en las grandes ligas al momento de venir a nuestro circuito por primera vez.

El Patato Pascual había recorrido 2.830 actos y dos tercios con los Senadores y los Mellizos, el día que soltó el brazo por primera vez en el estadio José Pérez Colmenares.

No sólo tenía recorrido. Tenía fama. Había sido llamado cinco veces al Juego de Estrellas, en defensa de la Liga Americana, y había liderado ese circuito en varios departamentos de pitcheo, incluyendo tres veces la estadística de juegos completos, con un tope de 18, y de blanqueos.

Lilly es un veterano con una larga carrera, en busca de superar las lesiones y un mal momento. El derecho es una leyenda. Muy pocos nombres se ubican a su lado al desentrañar quién ha sido el mejor serpentinero nacido en Cuba.

Con él, aparecen a menudo citados Luis Tiant, Mike Cuéllar, Adolfo Luque, últimamente Liván Hernández y también Pedro Ramos, el escolta del Patato en la lista de PuraPelota.com, por ser el serpentinero que ocupa el segundo lugar con más innings en las mayores antes de debutar aquí.

Ramos jugó con Aragua y Lara. Antes de su llegada, había lanzado 2.275 entradas con los Senadores, los Mellizos, los Indios, los Yanquis, los Atléticos y los Filis.

En esa lustrosa lista, Lilly ocupará el tercer lugar, gracias a sus 1.982 actos en la gran carpa. Con su primer pitcheo, desplazará por muy poco a quien ahora aparece detrás de Pascual y Ramos, con 1.972 episodios antes de debutar con los Leones.

Ese a quien dejará atrás es nada menos que Hideo Nomo.

Los Navegantes confían en que también supere el pobre desempeño que tuvo Nomo con los Leones, en el ocaso de su carrera.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico