• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Salve, Miguel Cabrera

Salve, Miguel Cabrera. Los diarios vuelven a recoger hoy las hazañas del aragüeño como una de las principales noticias en nuestra Venezuela. Como ocurre desde hace una década, antes del segundo encuentro de la Serie Mundial se hizo público ayer el premio Luis Aparicio, que el antesalista de los Tigres ha ganado ya cuatro veces, las últimas tres de manera consecutiva. Ni siquiera existía la duda sobre su unanimidad. Los cronistas y analistas dentro y fuera del país votamos masivamente por el slugger, acreditándole el galardón que cada año reconoce al mejor nativo en las grandes ligas. Un lector bromeó en serio sobre eso.

Sugirió que más valdría adjudicarle para siempre el trofeo Luis Aparicio al de Maracay y crear el premio Miguel Cabrera para honrar al segundo mejor de cada campeonato. Cuesta no entender la humorada. Líder bate de la Liga Americana en 2011, 2012 y 2013, triplecoronado en la campaña pasada y con mejores promedios en esta zafra que en la anterior, cuando ya había causado asombro.

Es muy posible que Aníbal Sánchez hubiera ganado la distinción, de no haber bateado Cabrera del modo que lo hizo. No sólo fue el líder en efectividad del joven circuito, con 2.57, sino que además consiguió una efectividad ajustada de 163, la mejor de la Americana. Vean el valor de esto último: no es que Sánchez se ayudara por trabajar la mitad de las veces en el amplísimo Comerica Park, cementerio de bateadores, pues ese baremo demuestra que el derecho fue 63 por ciento superior a los otros serpentineros que lanzaron en los estadios donde él lo hizo. Al aragüeño lo ubicamos segundo en nuestra planilla de votación, como hizo una inmensa mayoría. De no haberse lastimado a mediados de torneo, lo que le impidió completar 200 innings, quizás habría agregado otras victorias a sus más de 200 ponches. Así, no habría sido descabellado pensar en él como serio rival de su compañero Max Scherzer por el Cy Young, un premio que Scherzer debe llevarse a casa con la misma autoridad con que Cabrera se ha apoderado del Luis Aparicio. Los problemas físicos también le robaron a Carlos González una consagración. Cuando se distendió uno de los dedos de la mano derecha, el zuliano era el máximo jonronero de la Liga Nacional, circuito que también comandaba en slugging y OPS. Iba rumbo a los 40 vuelacercas, con un claro chance de terminar como un 30-30, pues estaba robando bases a mejor ritmo que en el pasado. Todo terminó poco después de su participación en el Juego de Estrellas, cuando a inicios de agosto se lastimó y no pudo continuar con la mejor cosecha de su carrera.

A CarGo lo ubicamos cuarto en la planilla, por no haber completado las 502 apariciones legales, el único aspecto que demeritó su desempeño. En el tercer lugar colocamos a Edward Mujica, más por su abrumador dominio, por sus 46 ponches contra apenas 5 boletos, que por esos 37 rescates, que igualmente son una cifra notable, especialmente al recordar que tomó el papel de cerrador después de un mes como setup. También terminó lesionado y por eso no llegó a 40 salvamentos, pero tuvo la mejor actuación para un cerrojo nativo en su primer torneo con tal responsabilidad. Detrás de Mujica y González ubicamos a Luis Avilán. Costó dejar fuera a Félix Hernández y Jhoulys Chacín, incluso a Víctor Martín. Pero Avilán no sólo permitió un jonrón en 75 juegos; además, cerró con 1.52 de efectividad, un WHIP por debajo de 1.00 y una efectividad ajustada de 254, la mejor entre todos los pitchers venezolanos que lanzaron en 2013.

El zurdo ganó con justicia el derecho a ser uno de los caballeros en la corte de Miguel Cabrera.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico