• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Rubén Mijares, más de medio siglo de beisbol

El beisbol profesional venezolano tiene la oportunidad de rendir homenaje en el próximo campeonato a una de sus más extraordinarias personalidades.

Rubén Mijares es uno de los nombres propuestos en el seno de la LVBP como epónimos del torneo 2016-2017. Y cuesta no sentir empatía por la iniciativa, aún a sabiendas de los muchos y emotivos merecimientos que tienen las otras figuras llevadas a la Convención Anual de Valencia.

El mayor argumento a favor de Rubén es la multiplicidad de roles que ha tenido en nuestra pelota, y que los cumpliera todos con destacadísimos resultados.

Fue reportero, y muy bueno. Autodidacta y exigente consigo mismo. Escribió en algunas de las principales redacciones de la Caracas de los años 60 y 70, terminando en El Nacional, donde su columna Beisbol por dentro fue una referencia que todavía recordamos sus dichosos lectores.

Fue hombre de televisión, a fuerza de talento y conocimiento del deporte. Y no sólo del beisbol, porque fue un afilado especialista del baloncesto y hasta se diplomó como árbitro internacional de voleibol.

Ha sido uno de los analistas más agudos que haya tenido la pelota en el medio radial. Duro y claro, siempre, incluso cuando le ha tocado comentar desde la trinchera de uno de los circuitos, tal vez porque es esa la única manera que ha hallado para ratificar su independencia de criterio.

Maestro de la comunicación. Lejano a la perorata y al exceso de las palabras. Fue inolvidable el dúo que formó con Alfonso Saer en el circuito de los Cardenales de Lara, en un ejemplo magistral para quien comience en el oficio y desee saber cómo narrador y comentarista pueden y deben complementarse a la perfección.

Pero el recorrido de Rubén no se limita a la riqueza de su trabajo en los medios. Esa sólo es nuestra faceta favorita, porque desde hace muchos años soñábamos con aprender de él y emular su profundidad, su convicción, su pasión por el periodismo en todas sus formas.

La otra mitad del Rubén Mijares que conoce nuestro deporte es igual de extraordinaria: el gerente, el arquitecto de grandes equipos.

Fue uno más en el Poder Negro del Magallanes, sin duda. Es brillante la anécdota de aquellos tiempos, cuando Don Baylor, ya grandeliga, le pidió un aumento de unos cientos de dólares, a fin de poder pagar la hipoteca de su casa. Y él se lo dio. Era una época distinta en la MLB.

Al frente de Aragua, participó en uno de los episodios más notables que recuerde la LVBP, en la zafra 1971-1972, cuando la rebelión de Craig Nettles y otros importados felinos, a los que despidió en masa. Entregó la conducción a Rod Carew y, con el aporte de David Concepción, otros criollos y algunos extranjeros que no se alzaron, conquistó la corona para los Tigres.

No pudo celebrar al frente de los Bravos, escuadra de la que fue gerente general y donde hoy es asesor. Pero esta etapa completa una dilatada trayectoria en las oficinas que resulta casi tan sonora como su relación de amor con la palabra y el periodismo.

Cronista, escritor, ejecutivo, asistente del comisionado del Caribe y tantas cosas más. Rubén sigue siendo un paradigma, antorcha de quienes buscamos luz, personalidad imprescindible de nuestro beisbol.

 Un homenaje hoy por la LVBP sería algo afortunado y feliz. Él lo vería, y nosotros también tendríamos la suerte de mirarnos en sus ojos, para poder decirle: gracias, Rubén.


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico