• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Rougned Odor como problema

Un problema agradable. Eso dicen los managers y algunos gerentes, sin que los periodistas les creamos del todo. La sobrepoblación en un roster es un problema, afirman, pero de esos que sí vale la pena sufrir.

 

¿En verdad es así? Al final, siempre alguien sale perjudicado. Un jugador pierde tiempo de juego en beneficio de otro o ve aplazada su graduación. O puede que la cueva no maneje bien el exceso de talento, si afecta a uno de sus líderes.

 

Un sinfín de consecuencias puede surgir del inconveniente presuntamente anhelado.

 

Falta muy poco para que Rougned Odor se convierta en uno de esos “problemas agradables” para los Rangers. Sólo denle tiempo.

 

Odor ni siquiera estaba en el roster de 40, porque esta es su quinta temporada en el sistema de ligas menores. Era el pelotero más joven en la Liga de Texas, clasificación doble A. No necesitaba protección.

 

El plan para él era darle tiempo este año para desarrollarse como bateador, hacerle comenzar en triple A la temporada entrante, subirlo a finales de campaña y ponerle a competir por la segunda base con Jurickson Profar en 2016.

 

Prospecto número uno en Venezuela, según varios portales y medios especializados, y figura señera en el sistema de granjas de los vigilantes. Demasiado talento para dejarlo pasar sin darle una oportunidad.

 

Odor disparó el lunes un larguísimo cuadrangular. Fue un tablazo a la zurda, al segundo piso del Minute Maid Park, más de 420 pies. Fue el primero de muchos jonrones en las grandes ligas, según la promesa de los scouts.

 

El zuliano ha subido su average de .167 a .250 en un par de encuentros. La muestra es muy pequeña, pero sugiere que empieza a adaptarse al desafío.

 

¿Qué van a hacer los Rangers si Odor sigue dando extrabases, si hace realidad ahora mismo lo que de él se dice y se espera para, digamos, 2016?

 

Donnie Murphy está en la lista de incapacitados. En un par de semanas espera recuperar su trabajo. Pero Murphy es, a fin de cuentas, sólo Donny Murphy. El beisbol está lleno de casos así, desde que Wally Pipp pidió descanso por un malestar físico y Lou Gerigh que adueñó de la primera almohadilla de los Yanquis para convertirse en leyenda, hace casi un siglo.

 

El detalle es que Profar también está en la lista de incapacitados y debe regresar entre junio y julio, posiblemente. Y con él hay diferencias. El curazoleño no es un Donny Murphy cualquiera.

 

Profar firmó más o menos en el tiempo en que lo hizo Odor, pero se desarrolló más rápidamente. De hecho, con él los Rangers vivieron un capítulo similar al futuro problema que protagonizará el venezolano.

 

El antillano es un torpedero natural y fue considerado el prospecto número uno de los texanos cuando Elvis Andrus estaba por firmar el millonario contrato de largo plazo que hoy le ata a la novena.

 

Su ofensiva es una promesa que abre ojos en el departamento de desarrollo de los Rangers. Tiene contacto, poder, velocidad. También tenía a Andrus por delante, del mismo modo que Andrus tuvo en su momento a Michael Young, hasta hace algún tiempo el torpedero estelar y piedra angular de esa escuadra.

 

A Young lo mudaron a la antesala cuando promovieron al criollo, lo convirtieron en designado con la llegada de Adrián Beltré y salieron de él, finalmente. Aunque era una enseña, dolía menos, pues su bateo ya no era el mismo.

 

A Profar por fin le consiguieron lugar hace pocos meses, cambiando al intermedista Ian Kinsler a los Tigres. De paso, se trajeron un madero zurdo con poder para la inicial, gracias a ese pacto: el de Prince Fielder.

 

Pero he aquí que el antillano se lesionó, fue necesario usar a Murphy de manera transitoria y luego, ante la lesión de Murphy, adelantar la graduación de Odor.

 

Ahora está planteada la situación: ¿qué harán en Texas si el novato empieza a dar tablazos como los del lunes, con la frecuencia que de él se espera? ¿Van a devolverlo a las menores? ¿Lo dejarán como titular? Y si se queda arriba para jugar a diario, ¿qué harán con Profar?

 

A Murphy no importa dejarlo en la banca, pero el curazoleño tiene que jugar. ¿Saldrán de Beltré para entregarle la antesala? Difícil, por lo que significa la combinación de bate y guante que aporta el dominicano, cuyo contrato dura hasta 2015, con una opción por 2016.

 

Tan complicado panorama no termina allí. Nos falta citar al otro recluta recién subido por la novena, considerado por algunos sitios especializados como el verdadero prospecto número uno de Venezuela: Luis Sardiñas.

 

Con Andrus, Profar, Odor y Sardiñas, Texas tiene cuatro talentos indiscutibles para sólo dos posiciones. Puede que convivan en el roster este año, pero no será así por mucho tiempo más.

 

Así que este supuesto problema agradable tiene una única solución, para la que ya comenzó la cuenta atrás: uno o dos de los cuatro jóvenes infielders vestirá otro uniforme muy pronto, tal vez en 2015.

 

Sólo queda saber cuánto tardarán en hacer el cambio y a quiénes de ellos afectará.

@IgnacioSerrano

www.emergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico