• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Rose versus Ichiro y la búsqueda de los 4.000 hits de Vitico

A Pete Rose no le gustó la fiesta que armó la MLB con Ichiro Suzuki, la semana pasada.

El toletero japonés llegó a 4.257 hits en su carrera profesional, que comenzó en el archipiélago asiático, en la NPB, y siguió en las Grandes Ligas, cuando firmó con los Marineros de Seattle.

Rose conectó 4.256, el récord vigente en las mayores. Con eso, dejó atrás la marca de Ty Cobb, inicialmente 4.192 y finalmente reducida a 4.189, al descubrirse que se le había sumado un juego dos veces.

"Van a terminar contándole los batazos del beisbol universitario”, se quejó el estadounidense en un reportaje de USA Today.

Pero aunque Rose desmintió luego al rotativo, mantuvo su posición: la carrera de Suzuki es brillante, pronto llegará a 3.000 imparables en la gran carpa y sin duda irá a Cooperstown. Pero no se compara con él.

Tiene razón. Una cosa es el máximo registro en la MLB y otra distinta es lo que pueda resultar de revisar la trayectoria profesional de cada quien.

Por ejemplo, Rose largó 4.256, pero también conectó 427 en las menores, lo que da 4.683, muy por encima del nipón. Y ojo, hacer esto sería justo y procedente, dado que el circuito oriental tiene el nivel de una liga Doble A o Triple A..

El legendario Rey del Hit también actuó en postemporadas. Si vamos a buscar al paleador con más indiscutibles en la historia, hay que sumarle eso a ambos.

Rose sonó 86 más entre series de campeonato y series mundiales. Eso le da 4.769.

Suzuki ha dado 27 en los playoffs de las Grandes Ligas, lo que le coloca con 4.285.

Pero ojo, Rose pasó por la LVBP. Aquí largó 65 en la ronda eliminatoria del campeonato 1964-1965 y otros 5 en la final. Con eso, llega al gran total de 4.839 indiscutibles como pelotero profesional.

Todo esto nos puso a pensar en Víctor Davalillo, nuestro más excelso bateador, con el permiso poético de Miguel Cabrera.

Vitico tiene un caso interesante, y de hecho, fue lo suficientemente prolífico como para hacernos sentir orgullo.

Davalillo dio 1.122 en las mayores, 10 en postemporadas, 379 en las menores, 1.505 en la LVBP y 131 en playoffs venezolanos. Eso da un total de 3.147, que no está nada mal.

Pero todavía falta. El buen colega Alex Azuaje, narrador de los Toros de Tijuana, nos facilitó la vía para contactar a Horacio Ibarra, historiador del Salón de la Fama del beisbol mexicano.

Vitico disputó seis temporadas en suelo azteca, con el Córdova, Puebla y Aguascalientes. Los registros de la LMB no están disponibles en la web.. Pero Ibarra los tiene.

Allá, entre los 37 y los 44 años de edad, el zuliano bateó para .357 y largó 782 batazos a tierra de nadie. Eso eleva su cosecha a 3.929. Pero haría falta agregar lo hecho en la Liga de Verano, ya cincuentón.

Esos números están en poder de Iván Medina, uno de los principales albaceas de la memoria estadística de nuestra pelota. Y él contó 42.

Así que Davalillo largó por lo menos 3.971 cohetes.

¿Y Cobb? A sus 4.189 hay que añadir 166 en las menores y Cuba, para 4.362.

Falta conseguir un puñado de imparables en los playoffs de las ligas menores y de México, LiVerano y la NPB, en todos los casos. Pero el resultado es casi definitivo..

El rey absoluto del hit es Rose, sin discusión, con 4.839. Le sigue Cobb, con 4.362, y luego Ichiro, con 4.285. Vitico viene después, con 3.971. ¿Qué tal?


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico