• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Rangel Ravelo y la búsqueda del Más Valioso

Comenzó la discusión de siempre. ¿Puede un jugador de un equipo eliminado ser el Jugador Más Valioso?

Los votantes a menudo enfrentamos ese cuestionamiento.

Un sector de la afición todavía considera “no valioso” a un pelotero perteneciente a una escuadra que no avanza a los playoffs. El nuevo análisis, afortunadamente, ha roto esa horma.

En las Grandes Ligas dejó de ser un punto de consideración entre quienes votan. Bryce Harper fue el Más Valioso de la Liga Nacional en 2015, sin importar que los Nacionales quedaran fuera. Fue el mejor. Eso hay que premiarlo.

Este columnista tiene un punto más: ¿quién dice que por “valioso” el premio se refiere a valioso para la clasificación? Está bien que alguien crea eso. Pero valioso también significa “valioso por sí mismo”, valioso en números, valioso en el mercado, si le tocara salir a discutir contrato a partir de su última cosecha.

Aquí respetamos a quienes todavía sostienen lo primero y consideramos igualmente respetable la segunda acepción.

Toda esta perorata viene por Rangel Ravelo y su legítima candidatura al Más Valioso de la 2015-2016.

Por supuesto que es un caso atípico. A Ravelo y sus Cardenales los eliminó el sistema de puntos, no una mala zafra. Lara cerró con 33 victorias, la tercera cifra más elevada en el circuito. Ha debido estar en enero, de no ser por este formato.

Sería algo tremendamente injusto si la salida de competencia de los crepusculares es vista como un motivo para dejar al cubano fuera de la planilla.

No sólo es injusto por tratarse de un reconocimiento individual, en el que lo colectivo no debería tomarse en cuenta. Ravelo dio el batazo que puso a los occidentales en los playoffs, en el noveno inning de último juego. Néstor Molina no pudo sacar los outs 26 y 27. ¿Habría que quitarle su opción a alguien que hizo todo lo posible por el triunfo de los suyos, debido a que un compañero resbaló en la mala hora?

La mayor injusticia de no compararle en buena lid con sus pares sería otra, sin embargo: no hubo jugador más dañino que el antillano.

Félix Pérez tuvo un desempeño excepcional, con toque dramático, al regresar de su búsqueda de contrato en Japón y reimpulsar a los Leones en diciembre.

Alex Romero fue un bateador literalmente imparable con un average y una suma de hits que muy pocas veces se han visto en la liga.

Juniel Querecuto e Ildemaro Vargas fueron máquinas de batear. José Osuna brilló en un escenario diseñado para lanzadores. Pocos fueron más consistentes que Ronnier Mustelier. El Cafecito Martínez fue una fuerza. Alex Cabrera lideró en jonrones y peleó la Triple Corona.

Ravelo brilló entre todos ellos. Fue tercero con .354 de average, primero con .480 de OBP, segundo con .562 de slugging y primero con 1.042 de OPS (el único sobre el millar).

Fue primero con 48 carreras creadas, una estadística que acá no se usa mucho, pero que devela con precisión el aporte de cada bateador.

Fue primero con .419 de average con hombres en base y segundo con .423 al tenerlos en posición anotadora.

Empujó 38, a una del liderato. Dio 8 jonrones, la tercera cifra más elevada en el torneo y quinto lugar en total. Tomó 41 boletos, a uno del tope.

Un despliegue así merece un premio. Y ese premio es el Jugador Más Valioso. Esté o no en los playoffs.

 

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico