• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Oswaldo Arcia en Puerto Rico?


Cuenta Antonio Armas que el momento más emocionante en su carrera como pelotero activo fue la vez en que anotó a toda velocidad la carrera que le dio a Venezuela un título en la Serie del Caribe.

Dice el mismo Armas que uno de sus jonrones inolvidables fue aquel que le sacó a Mario Soto sobre la lejana e inmensa pared del center en el estadio Quisqueya.

Hubo un tiempo en que lo más importante para los peloteros venezolanos era ser considerados entre los refuerzos del equipo que asistiría al clásico regional.

Ahora es curiosidad que un grandeliga del patio asista a la justa caribeña. El spring training comienza cada vez más temprano y ahora sólo hay una semana de diferencia, a veces menos, entre el último out de la cita y el inicio de los entrenamientos primaverales.

Además, ya no se trata de aquella competencia linajuda y prestigiosa, la de Willie Stargell, Luis Aparicio y Willie Mays. El cuadro de los Tigres de Aragua que logró la última corona para Venezuela, en 2009, contaba 19 agentes libres en sus filas.

De allí la sorpresa de que el beisbol organizado haya autorizado a Ehire Adrianza, grandeliga, y a Orlando Arcia, prospecto de primera línea, a viajar a San Juan, si así lo desean. De allí la sorpresa, todavía mayor, de que Oswaldo Arcia tampoco tenga reparo, siendo que es jardinero izquierdo titular de los Mellizos de Minnesota.

Esta posibilidad de que un Caribes campeón esté en capacidad de ir a la serie sin necesidad de tomar refuerzos habla muy bien y muy alto del proceso que se vive desde hace algún tiempo en Puerto La Cruz.

No se trata solamente de contar con los peloteros adecuados cuando más falta hace, en enero, y tener el tino gerencial de poder convencer a los gerentes de la MLB.

¿Cuántos hemos reparado en el hecho de que este roster finalista de los orientales es casi el mismo que jugó en octubre? Sí, cuenta con refuerzos llegados a mitad de zafra y, por supuesto, sumó varios hombres en cada draft de la postemporada. Pero la base es la misma.

Los dos receptores estuvieron desde el inicio, José Gil y Jesús Flores. También los inicialistas Oscar Salazar y Balbino Fuenmayor, el antesalista Niuman Romero y los jardineros José Castillo y Gorkys Hernández.

Daryl Thompson, José Álvarez, Mark Serrano y la mayoría de los relevistas estuvo presente en el primer mes de acción, sin marcharse. Lo mismo quienes hacen vida en la banca y dan profundidad a esta novena: desde un veterano como Tomás Pérez, pasando por jóvenes que piden paso, como Exicardo Cayones y muy especialmente Willians Astudillo.

Anzoátegui ha sabido construir un armazón perfecto, con jugadores de ligas menores o procedentes de circuitos independientes todavía en buen nivel. Sobre esa base, que recuerda la reciente dinastía aragüeña, añade a sus bigleaguers, conforme se reportan en noviembre o diciembre: Adrianza, Oswaldo Arcia, Jairo Pérez…

A esa mezcla se añade la contratación de un grupo estable de importados. La rotación contó al principio con cinco extranjeros y se planificó cerrar con cuatro más Álvarez. Todos cumplieron su papel.

Parece menos cosa de buena suerte que de buen ojo.

Con tres finales disputadas en los últimos cinco torneos, puede que estemos ante el nacimiento de una nueva dinastía: la de Caribes.

iserrano@el-nacional.com

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico