• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Oswaldo Arcia, Jesús Montero y el ejemplo de David Ortiz

Edwin Escobar comenzará la temporada en Triple A. Los Medias Rojas tienen suerte. Debido a su juventud, al pitcher zurdo todavía le quedaban opciones en su contrato. Fue posible enviarlo a las menores sin tener que exponerlo en waivers.

No es el mismo caso de los Mellizos con Oswaldo Arcia. El ex prospecto número uno de esa organización ya no puede ser bajado sin más. Si la gerencia de Minnesota llegara a la conclusión de que no tiene espacio en el equipo grande, y esa es una posibilidad, tendrá que ser puesto primero a disposición de las demás organizaciones.

Con Jesús Montero puede pasar otro tanto. Si los Marineros creen que no está listo para triunfar ante el pitcheo de la MLB, tendrán que arriesgarse a perderlo a cambio de nada.

La línea de waivers es un ápice de justicia para esos jugadores que no pueden consolidarse en las mayores con su escuadra original. Si no existiera este mecanismo, los clubes podrían subir y bajar eternamente a sus peloteros, hasta el día en que consideraran dejarlos arriba o simplemente despedirlos.

Gracias a esto, una divisa debe pensar muy bien sus movimientos, una vez que se han agotado las opciones que tiene un contrato de la gran carpa, que empiezan a correr cuando alguien es parte del roster de 40 y es bajado a las menores.

Una opción se agota con cada temporada en la que ese jugador es enviado a las granjas por lo menos una vez. Aunque sea bajado una o cinco veces ese año, se cuenta una sola opción por campeonato.

El resultado es una vía de escape que permite a muchos peloteros postergados conseguir en otra organización ese chance anhelado. La legión venezolana cuenta muchos casos así. Recientemente le pasó a Jeanmar Gómez y a Ezequiel Carrera, que finalmente obtuvieron esa ansiada estabilidad en Filadelfia y Toronto.

Félix Doubront sabe de qué se trata. Aunque todavía no se asienta, llegó a Oakland por esa vía y pudiera encontrar un nicho por esta vía, en caso de que los Atléticos no quieran mantenerlo. A su favor tiene el hecho de ser pitcher y zurdo, combinación que vale lo suyo en el beisbol.

Ramón Cabrera, con los Rojos, y Ehire Adrianza, con los Gigantes, también son candidatos a pasar por waivers, en caso de no hacer el equipo grande. Pero Arcia y Montero pueden ser, quizás, quienes más saquen de ese mecanismo.

El retiro del dominicano David Ortiz, que colgará los spikes al finalizar esta temporada, nos ha traído el recuerdo de lo que puede ocurrir con esto. Ortiz no tenía opciones y fue expuesto por los Mellizos a los demás equipos, en 2002.

Los Medias Rojas decidieron apostar por el quisqueyano. Lo tomaron, a cambio de nada, y le dieron un lugar en el roster. En Minnesota todavía lo lamentan. Quizás haya sido el peor movimiento en la historia de la novena.

Ortiz se convirtió en una estrella en Boston, ayudó a los patirrojos a conseguir tres títulos en la Serie Mundial y completó un currículo que le pone a las puertas del Salón de la Fama de Cooperstown.

Arcia y Montero tienen las mismas características que en su momento el quisqueyano. Fueron notables prospectos, tienen poder para dar jonrones y aún no encuentran su lugar en la MLB. Quizás pronto lo consigan y sea a través de la línea de waivers. Pronto lo sabremos.

 

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico