• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Miguel Cabrera vs José Altuve

¿Puede Miguel Cabrera tener una temporada mejor que la anterior, a pesar de haber cumplido ya 32 años de nacido? Se supone que el tope de un bateador termina a esa edad. Que allí empieza el declive, lento para unos, veloz para otros, camino al adiós definitivo.

Claro que hay toleteros como Hank Aaron, aparentemente incombustibles. Y el venezolano pudiera ser como él. Este inicio de temporada ofrece señales auspiciosas.

Muchos han pronosticado que un Cabrera sano pudiera regresar a los números de su Triple Corona. ¿Será posible? ¿Y por qué no? La proyección que dejó el aragüeño, terminado abril, es de sólo 30 cuadrangulares y 102 impulsadas, aproximadamente. Pero sus promedios dicen otra cosa. La línea ofensiva de Cabrera fue de .373/.465/.627.

Fue líder de la Liga Americana en promedio de embasado. Y como consecuencia, su OPS fue de 1.091.

Si la temporada terminara ahora, serían los mejores promedios de su vida. Pero la carrera es larga, son seis meses agotadores, y es probable que esos números bajen. Pero hay otros modos de medir lo que está haciendo el nativo de Maracay.

Por ejemplo, el OPS+, que ajusta el OPS del pelotero, contrastándolo con la media de la liga en aquellos estadios donde juega. El OPS+ de Cabrera es 200. Es decir, que duplica la media de la liga. Extraordinario. Su máximo es 190, en su mejor torneo, el de 2013.

El WAR de 1,5 (según Baseball Reference) proyecta también algo inédito: un WAR de 9,0 al cerrar la temporada.

¿Podrá llegar a tanto, el criollo? Valga aquí un recordatorio: se trata de una medición que lo toma todo en cuenta: extrabases, robos, defensiva, todo. Y donde el maracayero tiene un tope de 7.5, en 2011.

¿Y José Altuve? ¿Está en camino a una mejor cosecha? El camarero de nuevo fue líder en hits conectados en la Americana, de nuevo encabezó a los robadores y de nuevo descolló con el madero. Su línea ofensiva fue de .367/.400/.500, mejor que la línea de .341/.377/.453 que dejó en 2014. Y su OPS de .900 supera en 70 puntos el que consiguió entonces. El OPS+ de Altuve también fue mejor en abril que en la justa anterior. Entonces tuvo 135 y esta vez cerró con 152, o lo que es igual, 52 por ciento mejor que la media de su circuito.

Un detalle sorprendente: por bueno que ha sido el camarero de los Astros con el madero, Cabrera ha sido casi 50 por ciento mejor que él, según el OPS+ (48 por ciento, para ser exactos).

Altuve tuvo 6.1 de WAR en 2014, según Baseball Reference. Muy buen número, superior a su compatriota, que terminó con 5.0. Esta vez, dejó 1.2 en el primer mes de acción, lo que le da una extraordinaria proyección de 7.2, dígitos que únicamente consiguen los más claros candidatos al Jugador Más Valioso.

El intermedista vive un asombroso inicio, con mayor vigor que en su mejor campeonato, el del año pasado. Y aun así, va a la zaga de Cabrera.

Son dos bateadores distintos, de características diferentes. Tienen roles que se contraponen, como segunda y primera base. Uno es la chispa, el otro es aporreador.

Ambos vienen de buenas temporadas y han empezado mejor todavía.

Falta mucho recorrido. Cinco meses es una eternidad en el beisbol. Será emocionante ver en qué termina esta carrera.

@IgnacioSerrano

www.elemergente.com

iserrano@el-nacional.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico