• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Miguel Cabrera sabermétrico

Miguel Cabrera | Foto AP / Archivo

Miguel Cabrera | Foto AP / Archivo

El propio Miguel Cabrera lo retrató con esta frase divertida: “El año pasado había más dudas, por todo eso de la sabermétrica”.
 
El proceso para elegir al Jugador Más Valioso de la Liga Americana en 2012 fue una absurda y mentirosa pugna entre tradicionalistas y renovadores, una trinchera más en la necia polarización que algunos abonan por soberbia y otros por desconocimiento.
 
Mike Trout supuestamente era el candidato de la sabermetría. Cabrera era el triunfo de la tradición. Mentiras.
 
No ayudó el empeño de algunos de reducir la discusión a lo que dijera el WAR, un baremo útil, todavía en vías de perfeccionamiento, apenas conocido y muy poco entendido entre las mayorías.
 
Tampoco ayudó restar méritos a Trout, como si su descomunal cosecha no mereciera consideración.
 
La pasión y los preconceptos son limitaciones para discutir.
 
Esta semana escuchamos a un colega decir que para votar por un pelotero de un equipo eliminado sería menester “cambiarle el nombre al premio, porque su nombre es Más Valioso”.
 
Veamos: ¿dónde dice, en esas palabras, que el ganador tiene que haber ayudado a su divisa a avanzar a los playoffs? ¿Dónde aclara que vale más eso que tener una cosecha formidable en una escuadra eliminada?
 
No lo dice. Todo es una interpretación personal. Jugador Más Valioso puede ser aquel que más influyó en el éxito de una divisa o quien más cosas haya hecho él solo.
 
Valioso puede ser el aporte y valioso el valor intrínseco de ese pelotero, sin importar el desempeño global de su escuadra.
 
Cada quien tiene derecho a verlo como desee, pero ningún derecho tiene nadie a minimizar la convicción de quien vea las cosas de modo diferente.
 
En el beisbol, como en la vida, todo depende del personalísimo punto de vista de cada quien y los problemas empiezan cuando hay alguien que se considera más inteligente, más importante o más razonable que su contrario.
 
Un colega afirmó el jueves que Cabrera “una vez más derrotó a la sabermetría”. No le importó que muchos analistas sabermétricos consideremos al aragüeño como merecedor del galardón.
 
Todo se reduce al simplismo de malinterpretar o sobrevalorar el WAR. De nuevo, polarización.
 
Pero pongamos de lado esa forma de medición y veamos otras que ha desarrollado la sabermetría: el venezolano fue el líder en OPS, la suma del promedio de embasado y slugging, con 1.078; tuvo el mejor OPS ajustado a la liga, con 187, o lo que es igual, 87 por ciento mejor que el promedio de los bateadores de la Americana; fue el líder en carreras creadas en ambos circuitos, con 155.
 
Algunos de estos baremos resultan tan risibles o incomprensibles como el WAR para los que prefieren una trinchera en vez de dialogar. Pero todos sirven para decretar lo mismo: que Cabrera es un bateador excepcional, quizás el mejor de su generación, y que hay sobrados argumentos tradicionales, pero también modernos, para apoyar su candidatura.
 
El problema está cuando los prejuicios impiden pensar.
 
¿Quién es un antesalista más completo, el criollo o Adrián Beltré? Es obvio que el dominicano, por su defensa. Pero la mayoría preferiremos tener a Cabrera en nuestro equipo, porque es claramente el mejor toletero, uno en su generación.
 
Las frases hechas, la falta de respeto hacia lo diferente lleva siempre al error. Es como quien plantea cambiar el nombre del premio, pero desconoce que la papeleta de votación pide claramente elegir al mejor: “no necesariamente debe pertenecer a un ganador divisional o haber clasificado a los playoffs”, dicen las condiciones que hacen llegar anualmente a cada votante.
 
¿Lo ven? No hay que cambiarle el nombre a nada. Había que votar por el mejor, y el mejor, hoy por hoy, es Cabrera.
 
Lo prueba la sabermetría, lo afirma la tradición.
 
@IgnacioSerrano
www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico