• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Miguel Cabrera y la ley de los promedios

Una temporada buena la tiene cualquiera. Dos seguidas pueden ser casualidad. Pero sólo las estrellas son capaces de tener tres buenas campañas de manera consecutiva.
 
Leímos tal afirmación una noche, en los viejos talleres de El Nacional, de Puente Nuevo a Puerto Escondido. Aprovechábamos la guardia nocturna para revisar la edición del día siguiente, mientras realizábamos los cambios pautados para la noche.
 
El aserto formaba parte de un reportaje que Humberto Acosta, maestro y cronista, había escrito sobre el gran Ted Williams, uno de los más excelsos bateadores de todos los tiempos.
 
Williams jugó en una época en que la sabermetría ni siquiera había nacido, no digamos que se usara en el análisis del juego. Cuando se creó la sociedad que le da nombre a la “nueva ola”, en 1971, el toletero zurdo ya tenía casi 11 años de retirado y cinco en el Salón de la Fama.
 
La idea, sin embargo, tiene el mismo basamento que tanto ha servido para aportar nuevas herramientas a la evaluación del juego. El beisbol es un deporte de repeticiones. Ningún otro tiene una temporada tan larga, con encuentros todos los días, durante seis meses.
 
Claro que eso no descarta todo error ni hace de la sabermetría una especie de ciencia infalible. Pero saber que la pelota responde a promedios, y que esos promedios se imponen en el largo plazo, permite ver las cosas de otro modo.
 
En abril, por ejemplo, hubo aficionados preocupados con el mal inicio de Miguel Cabrera. Llegó a tener .206 de average y apenas un jonrón, luego de cuatro semanas de acción. Otros llamaron a la calma y recordaron la máxima: los promedios se impondrán.
 
Menos de un mes después, se han impuesto. Cabrera disputa el liderato de bateo con Víctor Martínez, está a un tris del tope entre los empujadores y al paso actual promedia 28 jonrones, pero esa misma proyección se ha ido corrigiendo hacia el alza, conforme acumula los extrabases que tenía en deuda.
 
Este deporte tiene esa belleza. El aragüeño tuvo un abril para el olvido, pero su línea actual es de .325/.364/.540, con un OPS de .904 antes del encuentro del martes. ¿Ya compararon con sus números de por vida? Hagámoslo ahora: ..321/.398/.567, con .965 de OPS.
 
Las líneas ya son casi iguales. Y conste que ha emparejado sus cifras con un esfuerzo de tres, casi cuatro semanas. Puesto que tiene 31 años de nacido, y los estudios indican que a esa edad un bateador todavía está en la mejor etapa de su producción, es de esperar que junio, julio, agosto y septiembre se parezcan más a mayo que a abril.
 
Con un remate dentro de lo que él puede hacer, su promedio de embasado se acercará a los .400, su slugging arañará los .600 y su OPS volverá a amenazar el difícil millar, la frontera que sólo cruzan las súper estrellas y el territorio que él mismo ha explorado en los anteriores cuatro campeonatos.
 
Cabrera ha vuelto a ser él mismo y, por lo tanto, ha vuelto a la carrera por el título de bateo y el Más Valioso.
 
¿Que es muy temprano para hablar de esas cosas? ¿Y de quién es la culpa? ¿Del pelotero que se empina de nuevo hasta lo más alto o del columnista que sólo sirve de testigo ante los reiterados asaltos del mejor bateador del beisbol?
 
Así que empecemos a buscar de una vez: ¿quiénes han conquistado cuatro títulos de bateo en forma consecutiva, en cualquiera de las ligas?
 
Ty Cobb consiguió nueve, entre 1907 y 1915. Rogers Hornsby obtuvo seis, entre 1920 y 1925. Zurdo y derecho. Son los reyes de las grandes ligas en este aspecto.
 
Con cuatro en fila aparecen Nap Lajoie (1901-1904), Honus Wagner (1906-1909), Rod Carew (1972-1975), Wade Boggs (1985-1988) y Tony Gwynn (1994-1997).
 
Todos estrellas. Todos están en el Salón de la Fama.
 
Ese es el grupo al que ahora puede emular Cabrera, metido en la batalla por la corona de los bateadores desde esta semana.
 
¿Y quiénes han ganado tres veces seguidas el MásValioso?
 
Esa lista es mucho más reducida, pues sólo tiene un nombre. Lo hizo Barry Bonds, con cuatro, entre 2001 y 2004, los años en que consumió dos tipos diferentes de esteroides más la hormona de crecimiento humano supuestamente bajo engaño de su entrenador personal, según admitió en el juicio de Balco.
 
Varios han recibido el galardón dos veces al hilo: el propio Bonds cuando estaba limpio (1992-1993), Jimmy Foxx (1932-1933), Yogi Berra (1954-1955), Mickey Mantle (1956-1957), Mike Schmidt (1980-1981), Albert Pujols (2008-2009) y el aragüeño (2012-2013).
 
¿Podrá Cabrera lograr lo que aquellas leyendas, de Foxx a Pujols, no pudieron? ¿Tres premios al Más Valioso, consecutivamente?
 
Desde esta semana está metido en esa lucha. Gracias a la ley de los promedios.

@IgnacioSerrano
www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico