• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Luis Sardiñas y el Novato del Año

Luis Sardiñas disputó 31 juegos. Fue mandado a parar por los Rangers exactamente al llegar la mitad de la temporada.

Fue a batear 147 veces con los Tiburones, incluyendo 127 turnos y 13 bases por bolas. Su average de .354 es uno de los mejores del circuito, sólo superado por cinco toleteros, al momento de escribir estas líneas. Pero esa no fue su única virtud. Su promedio de embasado de .418 también le dejó entre los 10 más sobresalientes del circuito.

Ocupante del short stop, una posición vital en la defensiva, puso un OPS de .859, excepcional para un paracorto, que le define como alguien capaz de embasarse y de batear con cierto poder.

Luis Sardiñas es recluta. ¿Dejó méritos suficientes para ser el Novato del Año?

El principal problema del guayanés es que en algún momento de diciembre va a desaparecer de entre los líderes ofensivos.

Sus cifras acumuladas, como es lógico, serán superadas por quienes seguirán en acción. Sus promedios se desvanecerán después del compromiso número 55 de los Tiburones, pues para competir por el título de bateo se requieren 170 apariciones legales, o lo que es igual, 2,7 apariciones por juego cada disputado por su equipo.

Eso no será, de por sí, un impedimento insuperable. Su compañero Salvador Pérez disputó 32 choques y acumuló 148 apariciones en la 2012-2013, en la que fue elegido Novato del Año por aclamación.

Pérez tuvo una ventaja respecto al joven torpedero, sin embargo: se perdió la primera mitad, pero fue figura en la segunda parte, justo cuando los votantes estaban por recibir sus planillas. El recuerdo fresco de su desempeño pesó decisivamente.

En cambio, está por verse cómo afecta a Sardiñas el paso del tiempo y la insistencia de otros buenos candidatos, como su compañero Carlos Sánchez o el patrullero insular Breyvic Valera.

Ese será el mayor reto. Porque si no basta el ejemplo de Pérez, podemos recordar entonces a Gerardo Ávila, que en el torneo 2007-2008 únicamente reunió 103 apariciones legales, a pesar de haber estado disponible en el roster de las Águilas de principio a fin de la justa.

La salida de Sardiñas es un golpe noble, más allá de los errores cometidos al campo, típico pecado de los campocortos jóvenes y atléticos, cuyo mayor alcance y menor experiencia llevan a incurrir en marfiladas por exceso de esfuerzo. Toma tiempo domesticar las condiciones físicas.

Es un golpe noble para La Guaira por su habilidad para embasarse. Casi el 50 por ciento de las veces que fue al home llegó a salvo a la inicial. Unido al similar porcentaje de éxito de su llave Sánchez, los escualos lograron un inesperado y brillante 1-2 para abrir su orden ofensivo.

Ese torrente no se nutrió únicamente con imparables. Al momento de su adiós, Sardiñas lideraba la liga con 45 hits, pero sus 13 bases por bolas eran una de las cifras más elevadas de su divisa, apenas superadas por las 18 de C.J. Retherford y las 14 de Alex Cabrera. A todo ello, agregó 9 tubeyes, uno menos que la cifra máxima del circuito.

¿Novato del Año? Sus promedios lo sugieren. Dejó una línea de .354/.418/.441, aunque conviene contrastarla con la línea de Sánchez, no menos resplandeciente con ..361/.434/.437, muy parecida o incluso superior.

Queda todavía por recorrer la mitad del camino. En esos 32 juegos que, en promedio, restan a cada escuadra por disputar, alguno de los candidatos actuales puede consolidarse, así como puede regresar con fuerza Jesús Montero, actualmente lesionado, o aparecer un aspirante como Pérez, cuya corona se fraguó a partir de la segunda quincena de noviembre.

Una cosa es segura: Sardiñas recibirá votos. Fue una feliz revelación.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico