• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La LVBP va a reflexión

La LVBP va a reflexión este jueves, en Caracas. Los ocho equipos discutirán lo positivo y lo cuestionable del pasado campeonato. Vayan algunas reflexiones, con vistas a la reunión.

 

Los puntos. Hablar del formato que tuvo y debe tener la ronda eliminatoria se llevará una buena parte del tiempo que durará la cita. No es de sorprender. Es un aspecto polémico, que dividió a los clubes hace un año y vuelve a dividirlos hoy.

 

¿Debe mantenerse el sistema de puntos? Algunas divisas consideran que sí, porque lo ven como una posibilidad de redención en pleno campeonato. Se apoyan en el ejemplo de los Bravos, o en la situación inversa de los Tigres o los Tiburones..

 

Pero los puntos probaron ser un esquema complicado, difícil de manejar por los aficionados y los medios, injusto y con severos peligros; vimos cómo a Aragua le convenía perder el último día, para tener mejor lugar en el draft, y estuvimos a punto de vivir la tragedia de que a Lara le funcionara más dejarse ganar que imponerse el último día, para lograr su clasificación.

 

Una parte de la liga quiere volver a la eliminatoria tradicional. Pero si se impone una mayoría a favor de las dos mitades, por favor, que todo se defina con ganados y perdidos. Eso es posible, apelando a fórmulas alternativas. Aquí hay una: que los dos primeros de cada mitad aseguren su pase a la postemporada y que todos los demás clasificados se definan por el total de victorias.

 

Los playoffs. Es improbable el regreso del todos contra todos. Las dificultades para trasladarse, los costos de nuestra Venezuela en crisis económica, hacen inviable aquella semifinal.

 

Pero las series directas son beisbol puro. Recuerdan lo que ocurre en las Grandes Ligas. Así era en la LVBP hasta los años 80. Son vértigo y emoción.

 

Eso sí, que no se elimine el juego del comodín. Fue un problema tener que jugarlo lejos de donde cayeron los Caribes y los Bravos, pero eso puede resolverse con un calendario mejor elaborado.

 

El comodín es el único modo que existe para revestir de legitimidad al perdedor de la primera ronda que logra avanzar. Fue una estupenda idea. Y ya que va a mantenerse el sexto clasificado, que se mantenga también este necesario bautismo de fuego.

 

El calendario. Los equipos se niegan a empezar los playoffs antes del 2 de enero. Es por eso que todo se complica en el último mes de temporada; no queda holgura para atender situaciones inesperadas y la final tiene que celebrarse sin los necesarios días de descanso.

 

Son tantos y tan drásticos los cambios que se han probado, que mover la primera serie de postemporada para el 29 diciembre no implicaría mayor impacto.

 

El calendario también debe revisarse en la eliminatoria. Hubo elencos que descansaron lunes y martes durante casi dos meses; escuadras que en ocasiones tuvieron sólo tres o cuatro juegos por semana. Que no se olvide la molestia que eso causó a directivos, managers y peloteros.

 

Estas son apenas algunas ideas, nacidas de la experiencia vivida en la 2015-2016. Sin duda hay otras. Pero sea lo que fuere que se decida, ojalá se recuerde lo sucedido hace un año: la transparencia es importante. Discutir ante la opinión pública el cambio que se avecinaba, no tomar decisiones de inmediato, habría nutrido el proceso de cambios y le habría ahorrado sorpresas y ocasionales disgustos a todos en la LVBP.

 

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico