• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

La LVBP y el formato que nadie quiere

Ningún equipo en la LVBP quiere que el próximo campeonato se juegue según el sistema por puntos. Vaya paradoja, pues nada parece impedir que ese sea el sistema de competencia.

La pelota local va encaminada, irreversiblemente, a disputar un torneo en condiciones que indeseables. No gustan a los aficionados, en mayoría. Y los cinco elencos que formaron la mayoría circunstancial de febrero, en la jornada de reflexión, ya no desean que se mantenga lo aprobado por ellos.

Ha habido reuniones e intentos de revertir la decisión. Parece que no las habrá más, al menos hasta la convención anual, en junio.

Ningún equipo quiere el sistema por puntos. ¿Por qué, entonces, esta situación?

Los Tigres siempre se opusieron al cambio. Al igual que Magallanes, Anzoátegui y Caracas, tenían dudas en cuanto a la viabilidad de abandonar el round robin y un formato probadamente exitoso. Los Leones finalmente cambiaron de bando y la mayoría 5-3 decidió el novedoso esquema.

Tarde reparamos todos, prensa y proponentes, que su uso en México no garantizaba las bondades de la idea. Al quinteto que apoyó la propuesta sigue gustándole que clasifiquen seis, que haya tres instancias de playoff, que desaparezca el todos contra todos semifinal y que la fase regular sea más larga. El problema, repararon luego, son los puntos.

Dos veces ha pasado en suelo azteca que alguien con más victorias quede fuera de la postemporada, avanzando alguien con más derrotas. Es una aberración beisbolera, cuando se trata de conjuntos que disputan una misma división.

Nadie debería sorprenderse. En 1981, las Grandes Ligas dividieron su calendario por la mitad, debido a huelga de peloteros. Los líderes de cada división al momento del paro pasaron a un mini playoff con los líderes divisionales de la segunda parte. Y apareció la injusticia: los dos mejores récords de la Liga Nacional, Cincinnati y San Luis, quedaron fuera.

La aberración fue aún mayor de lo que parece: los Rojos tuvieron en total una marca de 66-42, con cuatro juegos de ventaja sobre el segundo mejor equipo de su circuito y dos juegos y medio mejor que el número uno de la Americana.

¿Qué va a pasar en la LVBP cuando eso suceda? ¿Cómo será la reacción del público, qué dirán los equipos? La protesta será general y comprensible. Y nada se podrá hacer.

Aragua tiene la capacidad para evitarlo. Ya no vale mayoría simple. Para cambiar lo hecho, se necesita unanimidad. Lo dicen los estatutos. Y los Tigres han decidido jugar duro, desde hace semanas: o se cambia todo, para regresar a lo que había antes, o no darán su apoyo para eliminar el sistema de puntos.

Es una situación compleja. ¿Se debe condenar a los felinos, por actuar así? Algunos ya lo hacen. Pero es imposible sacarle el cuerpo a esta realidad: ¿por qué se aprobó algo sin que se estudiaran todas las consecuencias?

Si se hubiera planteado un debate en la opinión pública, si se hubiera acudido a los medios para emplearlos como tribuna, desde la temporada pasada y más; tal vez habrían salido a la luz con mayor antelación las falencias del sistema de puntos.

Ahora es irremediable. O al menos eso parece. En junio habrá un último intento de cambiar el esquema. Pero todo apunta a que se jugará con un formato que nadie quiere.


@IgnacioSerrano | www.elemergente.com


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico