• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

José Álvarez y su campaña admirable

José Álvarez es perseguido por un sino: le toca lanzar la mitad de las veces en el polígono de tiro de la LVBP.

Eso, y no otra cosa, es el estadio Chico Carrasquel, el parque donde se conectaron más jonrones esta temporada. No es fácil sobrevivir en la loma cuando el viento sopla desde la bahía de Puerto La Cruz.

Álvarez no sólo sobrevivió. Hizo más que eso. El as de los Caribes fue el mejor lanzador de la campaña regular.

El zurdo recorrió 56 innings y dos tercios, primero como relevista imbateable y luego como dominante abridor. En todo ese trecho, no le dieron un cuadrangular. Ni uno. Cero.

Ya ese dato sirve para resaltar una cosecha excepcional.

El zurdo cerró la campaña con la mejor efectividad, 1.91, y el mejor WHIP, 1.01. Tuvo el más reducido average de bateo entre sus oponentes, con .200, y la mejor relación de hits recibidos por cada 9 innings, con 6,35.

La campaña admirable de Álvarez comenzó en el bullpen, como parte del plan de los Caribes. La idea era que fuera poniéndose a tono y llegara fresco a la recta final.

Cruzó la primera mitad rondando un punto en efectividad, con relevos de dos y tres episodios por vez, e hizo luego 7 inicios, para totalizar 19 presentaciones..

Este sábado se dará a conocer el resultado de la votación del premio Carrao Bracho al Pitcher del Año. Álvarez tiene grandes posibilidades de ser el ganador.

No sólo encabezó cuatro departamentos fundamentales en el pitcheo. Además, únicamente entregó 17 bases por bolas, una media de 2,7 por cada 9 entradas, y dejó una relación de 2,35 ponches por cada transferencia. Con todo y actuar como bombero en la primera mitad, cerró en la novena posición entre los ponchadores y tuvo la quinta mejor rata de guillotinados en el campeonato, bastante cerca del segundo lugar en la estadística.

Y para quienes siguen de cerca el número de victorias, Álvarez también dominó ese apartado, igualado con dos colegas.

Hubo otros buenos candidatos. Junior Guerra, Hassán Pena, Daryl Thompson, Yéiper Castillo, Cody Hall y Pedro Rodríguez estuvieron en la élite y sacarán muchos puntos. No pocos votantes consideran que los dos primeros merecen la distinción, aunque ninguno eclipse los registros de Álvarez.

Le dimos a Guerra el segundo lugar. Encabezó la rotación de los Tiburones desde el juego inaugural hasta el día del desempate, literalmente, y logró dos de tres categorías en la Triple Corona, al igual que el zurdo de los Caribes.

También ganó 6, con 82 abanicados, 15 juegos iniciados, 78 innings y 9,46 ponches por cada 9 actos. Encabezó todos esos departamentos y fue segundo en WHIP (1.10), average de los oponentes (.223) y promedio de hits (7,5).

Pena impresiona por sus 19 salvados en 20 chances. Pero sus promedios están muy por debajo de los de Hall y Rodríguez. Y si bien Hall se fue temprano, Rodríguez lanzó más episodios que Pena, lo que deja únicamente en los rescates el argumento principal del cubano.

Preferimos para el tercer lugar los 66 innings de Yéiper Castillo, con 2.32 de efectividad y 13 inicios, el segundo mejor promedio del campeonato, aunque con un exceso de pasaportes que bien podrían pesar tanto como los episodios lanzados por los apagafuegos.

Llegamos a contemplar en algún momento la posibilidad de dejar esa última casilla en blanco. Anotamos a Castillo, sin embargo, como reconocimiento a un esfuerzo que apenas fue empañado por sus últimas salidas.

Sí, al derecho de las Águilas le tocó lanzar en el Luis Aparicio, antípoda del Chico Carrasquel. Pero sus números no fueron espejismo; después de todo, dejó 2.86 de efectividad cuando trabajó fuera de casa en este torneo, el de Álvarez y su campaña increíble.

 

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico