• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

José Altuve vs. José Altuve

¿Cuál temporada de José Altuve fue mejor? ¿La de 2014, con su título de bateo? ¿O esta de 2015, en la que fue el principal pistón en la maquinaria que llevó a los Astros a los playoffs?

El camarero es asomado por algunos como un claro contendor al premio Luis Aparicio. Tiene sentido. Hizo algo que ningún otro venezolano ha hecho: conseguir una segunda cosecha de 200 hits. Y además, de manera consecutiva. Notable.

También repitió su liderato de bases robadas. El único criollo que ha hecho algo así es el propio Aparicio. Y su combinación de batazos fue casi única: apenas siete toleteros en la historia de las Grandes Ligas habían logrado una campaña que incluyera 200 imparables, 40 tubeyes, 15 cuadrangulares y 35 estafas. Él es el octavo.

Que Altuve reciba más votos que un Miguel Cabrera campeón bate, por ejemplo, es algo que está por verse. Pero aquí, ahora, la meta es ver si el camarero eclipsó su brillante torneo pasado.

Redujo su average (de .341 a .313) y su promedio de embasado (de .377 a .353). Mejoró su slugging (de .453 a .459).

Subió los jonrones (de 7 a 15), los tribeyes (de 3 a 4), las anotadas (de 85 a 86), las empujadas (de 59 a 66) y su promedio de fildeo (de .986 a .993).

Bajó los dobletes (de 47 a 40), los robos (de 56 a 38), las bases alcanzadas (de 299 a 293), el OPS (de .830 a .812) y los errores (de 10 a 5).

En casi todos los renglones la diferencia es mínima, ¿se dieron cuenta? Su consistencia es notable.

Algunos renglones muestran pistas algo más claras. Por ejemplo, el OPS ajustado. Al contrastar con el promedio de sus colegas esa suma del slugging y el promedio de embasado, el bajón es relativamente importante. Altuve tuvo un factor de 135 en 2014, es decir, fue 35 por ciento mejor que la media en las Grandes Ligas. En 2015 pasó a 122, es decir, 22 por ciento por encima de sus pares.

El WAR, que combina todas las estadísticas ofensivas y defensivas, para dar una cifra permite comparar a jugadores de distintas posiciones, también experimentó un descenso. En la cuenta de Baseball Reference, fue de 6.1 el año pasado a 4.5 en este campeonato, una merma importante.

Ojo, no peleemos con el WAR. Algunos no lo ven con simpatía y tienen sus razones. Pero aquí estamos usándolo para comparar a Altuve con Altuve, no a Cabrera con Mike Trout.

Lo curioso es que su WAR defensivo haya sido superior, a pesar de que le llegó a menos batazos y en general hizo menos jugadas esta vez, como demuestra su factor de alcance, medido también por Baseball Reference y que se nutre exclusivamente de los outs y asistencias, contrastándolo con la media de las mayores.

Fue un año difícil para Altuve. Aumentó la cantidad de ocasiones en que fue puesto out al salir a robar y disminuyó la frecuencia con que llegó a salvo. Se ponchó más veces. Y sin embargo, terminó como el tercero en la carrera por el título de bateo y fue el líder de la Liga Americana con esos 200 hits.

Ese año difícil pasó por dos elementos que no necesitó manejar hace 12 meses, cuando era la figura solitaria de los Astros. Ahora los rivales debieron cuidarse mucho más de él, porque el lineup de Houston podía hacer más daño, y le tocó jugar con la presión de competir por los playoffs.

Las cifras de Altuve en 2014 fueron mejores, por poco. El valor subjetivo de 2015 quizás sea mayor.


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico