• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

De Johan Santana a Ángel Nesbitt

Santana ganó el premio Cy Young dos veces con Minnesota | Foto AP

Santana ganó el premio Cy Young dos veces con Minnesota | Foto AP

Ángel Nesbitt acaba de cumplir 23 años de edad. Ha debido celebrarlo en familia, sin que muchos otros se enteraran. Nació el 4 de diciembre de 1990 en Maracay, es lanzador y pertenece a los Bravos de Margarita.

 Nesbitt no es cualquier pitcher. Tiene aptitudes. Un potencial que su organización en el norte, los Tigres de Detroit, no descarta que le lleve algún día a ser cerrador en niveles más altos, quién sabe si las grandes ligas o Venezuela.

 Casi la mitad de las veces que apareció con el West Michigan, en 2013, lo hizo en el último inning, aunque sólo acumulara tres rescates. Las estadísticas en las menores deben ser vistas a través de cedazos que permitan separar la piedra del oro, especialmente en clase A media.

 Nesbitt es derecho, todavía no asoma como ponchador y tiene asuntos que resolver con su control. En el norte ha guillotinado a 1,74 adversarios por cada base por bolas y en la LVBP ha pasado por las armas a un toletero por cada hombre que ha caminado.

 Ayer, sin embrago, estuvo a punto de ser noticia. Por poco se convirtió en el único venezolano tomado este año en el draft de la regla 5, la ruta que llevó a Johan Santana a las grandes ligas y el camino que han usado muchas celebridades, incluidos Josh Hamilton y Roberto Clemente, para graduarse en las mayores.

 Los más importantes medios de comunicación vinculados a la pelota en Estados Unidos asomaban su nombre como el venezolano con más opción a ser tomado en el sorteo. Al final, nadie se atrevió, quizás por su juventud o más probablemente porque se trata de un salto muy largo desde A media, aunque fuera ese, precisamente, el que dio Santana para empezar su fulgurante recorrido.

 La regla 5 es uno de los modos que tiene la gran carpa para descongestionar el talento represado en algunas organizaciones, talentos que no tienen cabida arriba, en su propia divisa. Forma parte del intrincado tramado normativo que rige el beisbol mayor.

 Un pelotero firmado a los 18 años de edad, o después, tiene que ser protegido en el roster de 40 luego de cuatro campañas abajo.

 Uno que dio el salto a los 16 o 17, como ocurre con la mayoría de los latinoamericanos, debe entrar al roster de 40 después de cinco torneos en las menores.

 Todos aquellos que no sean incluidos en esa nómina quedan a disposición de las otras 29 escuadras en el draft de la regla 5.

 Si un club considera que un jugador en específico, digamos el Gocho, ya está listo para ser colocado en el roster de 40, el penúltimo paso antes de las mayores, puede tomarlo, a cambio de 50.000 dólares.

 Pero hay una condición, para evitar que esto se convierta en un mecanismo para que conjuntos que no hacen su propia siembra puedan cosechar lo que otros se han preocupado por hacer crecer; quien considere que alguien está listo, y por lo tanto lo tome, está obligado a mantenerlo arriba toda la campaña, aunque sus números y desempeño no sean los mejores.

 Así hicieron los Mellizos en 2000 con Santana, o los Cachorros este año con Héctor Rondón. Los Filis, en cambio, se arrepintieron con Ender Inciarte, a poco de haber comenzado la justa, y tuvieron que devolvérselo a los Diamantes, su organización original.

 Hay una penalización cuando ocurre esto último: el arrepentido sólo recibe de vuelta la mitad del dinero pagado originalmente, es decir, pierde 25.000 dólares, para que la próxima vez lo piense mejor.

 Los Rojos se la jugaron en diciembre de 2006 con Hamilton, que sólo había disputado un puñado de encuentros en las granjas de Tampa Bay. Clemente apenas había jugado una temporada en el sistema de los Dodgers, cuando fue tomado en la regla 5 por los Piratas, gracias a una normativa diferente a la actual, hace más de medio siglo.

 Muchos no llegan al estatus de estrellas, pero los venezolanos han corrido con suerte con este mecanismo. Tomás Pérez, Endy Chávez, Wilfredo Ledezma, Jesús Flores y Marwin González son algunos de los que han llegado a la gran carpa por esta vía.

 Ahora sabemos que Nesbitt no la usará para acelerar su graduación. Falta ver cómo le irá por el camino más largo.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico