• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

De Gonzalo Márquez a David Ortiz

Gonzalo Márquez caminóal home, el 14 de abril de 1973. El manager Dick Williams le había alineado aqueldía como tercer bate, a pesar de su condición de novato y estar en un equipogrande.

El inicialistasucrense había ayudado a los Atléticos a conquistar la Serie Mundial en su añode estreno. Usado como emergente, vio acción en ocho de los 12 encuentros queOakland disputó en la postemporada de 1972, con cinco hits en ocho turnos. Sudebut había ocurrido el 11 de agosto, menos de un año antes de esa tarde deabril de 1973.

¿Qué habrá pasado por sumente mientras iba al plato, para enfrentar a Bert Blyleven?

Porque ese turno fueun momento especial para el beisbol venezolano y toda una curiosidad para losaficionados y peloteros de su tiempo.

Con Reggie Jacksoncomo testigo en el círculo de espera, el nativo de Carúpano se convirtió en elprimer criollo en ver acción como bateador designado.

David Ortiz quebró el miércolesel récord de 1.688 hits para un designado en las mayores, dejando atrás aHarold Baines.

El dominicano castigóa Aaron Harang con un tubey en el primer acto del duelo entre sus Medias Rojasy los Marineros, para llegar a 1.689 inatrapables en ese rol.

Una ovación especialse escuchó en el Safeco Field, porque no todos los días se implanta un registrohistórico y porque en Seattle saben apreciar la importancia de un buendesignado.

Gracias a EdgarMartínez, que lo fue durante la mayor parte de su carrera, y al grupo queencabezó junto con Ken Griffey Jr., los occidentales dejaron de ser elhazmerreír de la Liga Americana, en los años 90.

Hoy es común lapresencia de un designado en cada alineación. Prácticamente todas las ligas delmundo asumieron la regla, puesta en práctica por el joven circuito en 1973.

Antes de esa fecha, lohabitual era que el pitcher cerrara el orden ofensivo y que fuera un out fácil.

Los lanzadores suelenser pobres bateadores. Emplean su tiempo en perfeccionar sus habilidades sobrela loma. Pocos han brillado en el morrito y con el madero, como ocurrió conBabe Ruth, al punto de que finalmente fue convertido en jardinero, o como pasó luegocon Wes Ferrell, Mike Hampton o Carlos Zambrano.

Como un modo de hacermás atractivo el juego y llevar más aficionados a las tribunas, los equipos dela Americana crearon esta regla.

No es una obligación.Una divisa puede alinear sin designado, o puede perderlo, si decide mudarlo aalguna posición defensiva durante el partido, lo que pondría al pitcher abatear en el turno del jugador defendido sustituido.

Entre las ligas profesionalesde todo el planeta, la Nacional es la excepción, el único torneo de renombredonde el monticulista sigue apareciendo en el lineup, para alegría de quienesdisfrutan del juego pequeño y el toque de bola.

Ron Blomberg fue elprimer designado en pararse en el home, el 6 de abril de 1973. Una semanadespués, lo hizo Márquez.

Pocos venezolanos hantenido esa responsabilidad, curiosamente. Aquella temporada sólo ocurrió tresveces, en parte porque el sucrense fue enviado a la Nacional poco después y enparte por la escasez de criollos que militaban en las mayores (Vitico Davalillofue el otro, también con Oakland).

En toda la historia,82 compatriotas han tenido al menos una aparición legal en ese papel, pero sólo21 lo han hecho en 10 juegos o más. Víctor Martínez, primer designado criollo atiempo completo, encabeza la lista con 226 juegos y 253 imparables.

Pero Márquez tendrásiempre un lugar preeminente, porque hace 40 años fue el primero, y porque ensu segundo viaje al home, en el tercer inning, contra Blyleven, también largóel primer hit.

Twitter:@IgnacioSerrano

www.elemergente.com


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico