• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Gana Zulia o gana Aragua?

Hernán Pérez y Franklin Barreto son dos peloteros diametralmente distintos.

Pérez es grandeliga, parece disfrutar del inicio de un período largo y estable como utility en el norte, y tiene estatus de figura en la LVBP. Barreto, en cambio, apenas tiene 19 años de edad, juega en clase A avanzada y su futuro está por escribirse.

El primero parece hacer carrera como suplente en las mayores. El segundo, dicen los scouts, tiene el potencial para convertirse en súper estrella.

Uno debería ser de ayuda para Aragua en el cortísimo plazo. El otro quizás no esté en capacidad de ayudar al Zulia antes de la 2016-2017, debido a que se encuentra en la fase inicial de su desarrollo.

Todo esto hace que resulte fascinante analizar el pacto realizado entre los Tigres y las Águilas, que intercambiaron ambos peloteros esta semana.

¿Quién gana?, preguntan siempre los aficionados.

Todo cambalache obliga a la subjetividad. No se trata del intercambio objetivo que puede hacerse en un supermercado, donde compras un kilo de granos y desembolsas su equivalente en dinero.

Un cambio obliga a precisar primero qué es aquello que está buscando cada equipo y de qué se está desprendiendo para obtenerlo, tomando en cuenta el valor real del jugador, pero también su potencial aporte concreto.

Los felinos ganan al recibir un pelotero que parece no tener compromisos de largo plazo en el norte, lo que le hace elegible para jugar a menudo y sin limitaciones en la LVBP. Eso, hoy, vale un Potosí.

Pérez, además, es de Villa de Cura, y varias veces había manifestado su anhelo de defender a los Tigres. No ha sido un especialista del bateo, hasta ahora, pero sabemos que un toletero discreto en la gran carpa a menudo es un peligro aquí.

Pierden a un súper prospecto. Les quedan varios, pero no es poca cosa que algún día Barreto pueda convertirse en un nuevo Martín Prado, cuando menos.

Parece una apuesta con sentido para los bengalíes. Han adquirido un infielder de peso, que va a ayudar desde la 2015-2016, nacido en suelo aragüeño y sin limitaciones ahora o en el futuro.

Los rapaces ganan un jugador potencialmente diferente, que puede convertirse en imagen de la franquicia. Alguien que, si evoluciona como dicen los reportes, va a ayudar con el guante y sobre todo con el bate, cuando tenga la madurez.

Pierden inmediatez. Entregaron a Pérez porque no causó impacto en Maracaibo en este tiempo, pero reciben a alguien que, aunque esperan lo contrario, no debería estar listo para triunfar en la 2015-2016, sino un año después, cuando menos.

Barreto llega con bemoles a su nueva casa. Renato Núñez, otro prospecto importante de los Atléticos, infielder como él, recibió permiso para jugar en la LVBP esta campaña, pero únicamente hasta noviembre. ¿Y qué pasará cuando lleguen a las Grandes Ligas?

Es posible que el tiempo útil del joven torpedero en Venezuela sea realmente limitado. Que se gradúe en la MLB para 2017 y sea titular con los Atléticos entre ese año y 2018. Que en efecto se convierta en estrella y se haga inalcanzable para el Caribe.

Claro, la historia de los grandes bonos muestra que son más comunes los casos como el de Jackson Melián y no como el de Miguel Cabrera.

Ya se verá.


@IgnacioSerrano | www.elemergente.com


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico