• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Espejismos

¿Que los Tiburones están perdidos, después de ceder 11 juegos en fila? Depende. Ayer amanecieron a 12 choques de la punta y a tres y medio del quinto lugar. Lo primero asusta un poco, pero en este beisbol no importa; por ahora, lo que vale es meterse entre los cinco de los playoffs.

La verdadera clave para saber el chance de un equipo está en la columna de derrotas. Es lo único irremediable, los encuentros ya perdidos. La Guaira amaneció el viernes con 22. Caracas con 20. La batalla apenas comienza.

Josh Kroeger comenzó a toda marcha con los Bravos. Largó un par de tubeyes en sus primeros dos juegos y disparó hits en sus primeros tres días de acción. ¿Se equivocaron los Leones, al darlo por perdido?

Kroeger quedó el jueves en la banca, mientras trabajaba en la red para mejorar su contacto y coordinación. Tenía .267 de average, con .324 de OBP y .367 de slugging, los números que llevarían al despido de un importado traído para batear.

Es otro espejismo, tal vez. O tal vez no. Apenas había sumado 30 turnos, un trecho muy corto para redactar la frase de una lápida, aunque ciertamente es mucho lo que debe probar la “Pesadilla”, si quiere demostrar que sacarlo del retiro ha valido la pena para Margarita.

El colombiano Giovanny Urshela es el líder bate.. Su average de .398 es prácticamente inalcanzable, especialmente por el hecho de que ya no puede bajarlo, pues no jugará más.

El más cercano perseguidor del infielder aguilucho, el novato Ramón Flores, andaba en .390 al escribir estas líneas. Otros que rondaron los .400, como Mark Minicozzi y el recluta Teodoro Martínez, han ido aterrizando sus estadísticas, camino a cifras más factibles, menos irreales.

¿Es Urshela el virtual campeón bate? Ni de cerca. El neogranadino tiene 118 apariciones legales. No le alcabzará. No hay modo.

El mínimo exigido para que un toletero aspire a la corona ofensiva es 170 apariciones, contando veces al bate, toques de sacrifico, boletos, pelotazos y elevados de sacrificio. La regla establece una raya de 2,7 apariciones por cada juego de su equipo y son 63 cotejos.

Por ahora, y puesto que Zulia tenía ayer 34 compromisos, Urshela está al frente y luce inalcanzable. Pero dentro de 10 partidos, del colombiano sólo quedará el buen recuerdo de su sólida defensiva y su oportuno madero.

Junior Guerra llegó al fin de semana con 4.05 de efectividad y marca de 2-2. Un pitcher más, entre muchos, según esos números, ¿verdad? Error.

El derecho ha sido, por mucho, un baluarte de consistencia para los Tiburones. En siete de sus ocho aperturas ha permitido tres o menos carreras, incluyendo dos inicios en blanco, y ya suma 40 innings, una cantidad apreciable.

Restando aquella incursión del 2 de noviembre, en la que los Caribes le pisaron seis veces el plato en apenas 1.1 entradas, el bolivarense presenta 2.79 de efectividad, gracias a 12 anotaciones merecidas en 38.2 tramos.

Guerra, además, ha disputado el liderato de ponches en el circuito. Mejor que eso, tiene un guillotinado por episodio de labor y una relación de 41/8 entre los que ha pasado por las armas y los que ha pasado por bolas. Ha retirado por la vía de los tres strikes a cinco hombres por cada uno que reúne cuatro malas. ¿Del montón? Todo lo contrario. Brillante.

 

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico