• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

El Emergente

¿Es esta la mejor generación de estafadores venezolanos en las grandes ligas? Cuatro peloteros criollos comenzaron esta semana con 10 bases robadas en su cuenta, y seis en total tienen alguna opción de terminar la zafra con 20 o más. Si esto último ocurriera, sería la primera vez en la historia que tantos nativos lograran dos docenas de estafas en un mismo torneo. La marca vigente es cinco, impuesta, por cierto, por esta misma generación de estafadores, precisamente. Ocurrió en 2012 y lo consiguieron Alcides Escobar (35), José Altuve (33), Grégor Blanco (26), Elvis Andrus (21) y Carlos González (20). Andrus, Altuve, González y Escobar, en ese orden, ya lograron o dejaron atrás la primera decena en 2013, con Blanco y Gerardo Parra relativamente cerca. ¿Es acaso el mejor grupo de robadores nacidos en la tierra de Luis Aparicio?

Precisamente fue Aparicio quien redescubrió esta arma ofensiva en las mayores, a mediados de los años 50. Antes de su graduación y conquista del premio Novato del Año, en 1956, el juego se había adormecido en la década de los 30, gracias a los bates de largo metraje, que enterraron la velocidad en las almohadillas como herramienta de uso común. El punto más bajo llegó en 1938, cuando Stan Hack lideró la Liga Nacional con 16 robos, la misma cantidad que Andrus exhibía para el encuentro de ayer.

El zuliano encabezó la Americana en sus primeras nueve campañas y en 1964 formó, con Víctor Davalillo, la primera pareja de venezolanos sobre la veintena. Aparicio y Davalillo se alternaron con César Tovar para lograr la cifra en los campeonatos sucesivos, pero nunca coincidieron los tres en una misma justa. Fueron, sin duda, la primera gran generación de estafadores en la expedición nacional. La siguiente llegó casi de inmediato y estuvo encabezada por David Concepción y Enzo Hernández, quienes se combinaron con Tovar para formar el primer trío de criollos con 20 sacos escamoteados, en 1975.

La próxima apareció un cuarto de siglo después, al coincidir Omar Vizquel, Bob Abreu, Miguel Cairo, Magglio Ordóñez y Luis Rivas. Entre ellos se combinaron para que de 1999 a 2001 siempre hubiera una cuarteta de nativos sobre la veintena de cojines birlados: Cairo, Abreu, Vizquel y Cedeño en 1999 y 2000; Ordóñez, Rivas, Abreu y Cedeño en 2001. Después de eso, hubo cuartetas en 2006 (incluyendo al barquisimetano Josh Barfield, protestado por algunos aficionados), 2010 y 2011, hasta que finalmente apareció el primer quinteto de mercurios, el año pasado.

Hay algo particularmente llamativo en la generación actual: el porcentaje de éxito que muchos de sus integrantes muestran. Altuve tiene 77 por ciento de acierto cuando sale en pos de la siguiente base, con 13 en 17 chances; Andrus tiene 89 por ciento, gracias a 16 logros en 18 intentonas; González tiene 93 por ciento, merced a llegar con bien en 13 de 14 oportunidades; y Escobar ha estado perfecto, con 100 por ciento de éxito en 10 ocasiones. Incluso Blanco tiene 70 por ciento en las 10 veces que ha salido al robo, aunque está usando esta herramienta bastante menos que hace un año, cuando logró su titularidad con los Gigantes.

Tan sólo Parra tiene un porcentaje por debajo del deseado. El patrullero de los Diamantes se ha ido al robo en 14 ocasiones, únicamente superado por Andrus y Altuve, pero ha sido puesto out en ocho de esas tratativas. Llaman la atención los últimos dos casos. Parra ya tiene dos cosechas de 15 estafas, aunque nunca ha consumido más de 445 turnos en una temporada, y Blanco se anotó 26 en 32 chances la zafra pasada. ¿La mejor generación de estafadores venezolanos?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico