• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Detrás del caso de Eduardo Pérez

Disgustados fanáticos han escrito a Eduardo Pérez, insultándole por su posición respecto a las Águilas.

El actual coach de los Bravos de Atlanta mantuvo en ascuas al equipo y la afición desde la eliminación de los rapaces, en enero, cuando asomó que no era seguro su regreso con los occidentales.

Su vuelta parecía natural, porque Pérez nació en Ciudad Ojeda y porque en sus dos períodos como manager del Zulia tuvo resultados, metiéndose siempre en los playoffs.

El ex receptor tiene derecho de elegir otro camino. Después de todo, su contrato terminó con el último out de la campaña 2014-2015. ¿Por qué debería rechazar otras ofertas?

No fue un divorcio amigable, sin embargo, por más que las partes han hecho lo posible por no pelear en público. A los aguiluchos no les gustó que los Tigres mostraran interés y de allí la solicitud que enviaran a la liga.

¿Podía hacer algo la directiva de la LVBP? En realidad, no. Pérez era, en los hechos, un agente libre. Se trató de una situación novedosa en el circuito y los felinos irrespetaron una regla no escrita, pero no quebraron normas reales. No habrán sido delicados, pero tampoco deshonestos.

Habría menos ruido de no haber vertido el piloto versiones distintas. Lo cual nos lleva a otro aspecto de este episodio, cercano a su final, con la firma del dirigente con Aragua: cuán rápidamente cambiaron las cosas en Maracaibo.

Así pensaba Pérez en enero: le gusta esta pelota, le gusta ser manager, no le gusta que su familia tenga tantos problemas para tomar un avión desde Estados Unidos, a fin de visitarle, y detesta los traslados por maltrechas autopistas y decadentes aeropuertos.

En febrero, el panorama cambió: se marchó Jorge Urribarrí y un mes después se fue Pepo Machado. El alto mando que recontrató al antiguo catcher fue sustituido por Luis Rodolfo Machado, quien despidió al estratega años atrás, tras su primera experiencia con los fronterizos.

Es fácil ponerse en los zapatos de Pérez. En medio de la cambiante situación, llegaron los primeros contactos desde Maracay. Los Tigres disponen de un avión de la Fuerza Armada, así que los largos traslados no implicarían largas esperas. No es descabellado creer que tienen el modo de garantizar los viajes de la parentela desde Estados Unidos. Y ahora Urribarrí está con los aragüeños.

¿Quién es el villano? ¿Pérez? ¿Luis Rodolfo Machado? ¿Carlos Guillén? Probablemente nadie.

Parece una crónica influenciada por cambiantes hechos y un lógico final: el retorno de Pérez a su organización original.

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

 


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico