• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

¿Es Bob Abreu un inmortal?

Llegó la hora de preguntarse si Bob Abreu es un inmortal.

El retiro del Comedulce permite trazar la raya y sacar cuentas. Con el currículo que hoy exhibe asistirá a su primera elección para el Salón de la Fama.

 ¿Es Abreu un inmortal?

En cierto sentido, lo es. Si juega con los Leones en la 2014-2015, pues se espera que haga aquí un tour de despedida, debe entrar a nuestro Salón de la Fama en 2020. No hay motivo para pensar que no ingresará al pabellón de Valencia en su primer intento.

Pero ¿y Cooperstown? ¿Fue el aragüeño un jugador diferente en la gran carpa? ¿Es un legítimo candidato al templo que rinde homenaje a los más célebres bigleaguers?

 Abreu fue diferente. Lo proclama el hecho de que sólo Barry Bonds pueda exhibir una combinación igual o superior de anotadas, empujadas, jonrones, tubeyes, bases robadas y boletos.

Otros dudan, sin embargo. Los votantes tradicionalistas cuestionarán que no haya sido un jonronero nato, a pesar de sus dos campañas sobre 30 vuelacercas, y que tampoco haya sido un estafador insigne, aunque una vez alcanzó los 40 robos.

Dirán también que no se retiró sobre .300, que no impulsó 1.500 rayitas ni acumuló 400 bambinazos o 500 almohadillas escamoteadas.

El verdadero valor e importancia de Abreu es otro. Hizo un poco de todo, sin picos excepcionales, pero con una consistencia que asombra.

Ocho veces remolcó 100 anotaciones. Ocho veces anotó más de 100. Siete veces largó 40 dobletes. Nueve veces acumuló 20 tablazos para la calle. Seis veces robó más de 30 cojines. Siete veces recibió votos para el Jugador Más Valioso. Y 13 veces disputó al menos 150 partidos.

Sólo un puñado de inmortales y candidatos a la posteridad pueden mostrar una combinación así. Pero los votantes tradicionalistas no hallarán una gran estadística a partir de dónde construir un caso.

Los electores inclinados al nuevo análisis serán, probablemente, algo más indulgentes. Después de todo, el aragüeño mostró siempre poder, velocidad y disciplina, estuvo en circulación con frecuencia inusitada y sumó extrabases con gran regularidad.

Abreu ocupa la casilla número 78 de todos los tiempos, con .395 de OBP. Está en el puesto 114 con .870 de OPS. Es vigésimo con 1.475 transferencias. Aparece en el peldaño 21 con 574 tubeyes. Figura en la posición número 48, con 1.707 carreras creadas. Está ubicado en el septuagésimo lugar con 418 carreras creadas ajustadas.

Su WAR de 59.9 (según la fórmula de Baseball Reference) le da el puesto 119, vecino a Mark McGwire, Jackie Robinson y Harmon Killebrew, y por arriba de Mike Piazza, Yogi Berra, Vladimir Guerrero, Ichiro Suzuki, Sammy Sosa, Hank Greenberg y Willie Stargell.

“Abreu ha sido subvalorado durante su carrera”, dijo el viernes su manager Terry Collins. “A partir de ahora, sus números hablarán”.

Hay inmortales que no sorprenden. Frank Chance por ejemplo, está en Cooperstown a pesar de ligar para .296/.394/.394, con 20 jonrones, 1.274 anotadas y 596 remolques. Era inicialista, pero eran otros tiempos.

Abreu hizo mucho más que varios miembros de Cooperstown y merece llegar al Salón de la Fama. Pero le costará un mundo llegar al necesario 75 por ciento de los votos.

Fue un bateador diferente y un pelotero completo, en una jungla donde los votantes no siempre creen que los más completos son también los mejores jugadores.

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com


  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico