• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Blasini, en resumidas cuentas

Un periodista entró una vez a la oficina de Luis Blasini en el estadio José Bernardo Pérez. No era una visita común. El entonces gerente deportivo del Magallanes atendía casi todos los días a los medios, pero usualmente en otros espacios.

Allí, en la intimidad de su cuartel personal, estaba desplegado un enorme gráfico que cubría una de las paredes, con todos los nombres de los peloteros magallaneros, unos 150, ubicados según su posición y categoría en el beisbol internacional.

El reportero se sentía frente a un estratega, de esos que se ven en las películas, que despliegan enormes diagramas para reproducir batallas en curso o en ciernes.

Blasini ha estado vaciando esa oficina por estos días. Está llevándose los objetos personales, si no lo hizo ya.

Deja los resultados: dos títulos y dos subcampeonatos en seis años. Sólo Rafael Rodríguez Rendón, el defenestrado mandamás de los Tigres, ha sido más exitoso en el siglo 21.

Ese éxito se erigió sobre decisiones que le convirtieron en uno de los más denostados ejecutivos en la LVBP.

Como un ejercicio de necesaria memoria, repasamos los comentarios que los fanáticos dejaron por escrito en diversos medios electrónicos durante el tiempo que duró su paso por la nave. Uno entre muchos, reaccionando al cambio que llevó a Freddy Galvis al Zulia, llamó “bazofia” al pelotero que llegó desde Maracaibo.

Esa “bazofia” del cortoplacismo era nada menos que Mario Lissón. Bienamado por la afición a partir de la 2012-2013, fue el máximo jonronero del equipo en la 2013-2014 y una baza decisiva en la conquista del bicampeonato.

A Blasini le recuerdan más por haber cambiado a Galvis, Ernesto Mejía, José Pirela y Alex Torres. Las Águilas no pasaron de la semifinal con esos prospectos, devenidos estrellas. En ese plazo, los Navegantes se metieron en cuatro finales, tres cuartas partes de las zafras en que el ex secretario de viajes estuvo al mando.

Se le criticó el afán de adquirir receptores y fueron esos catchers (Carlos Maldonado, Eliézer Alfonzo, Ramón Hernández) protagonistas estelares en los años recientes.

Blasini no siempre fue un mar de simpatía y con cierta frecuencia prefirió apagar el teléfono, en vez de atender una llamada. Introdujo en la LVBP el delicado asunto de navegar entre dos aguas, al fundar una academia de propiedad familiar que maneja jugadores que firmó para los turcos.

Pero nadie puede quitarle la certidumbre de haber sido un gerente exitoso, un metódico estratega, al que el Magallanes le debe la alegría de dos campeonatos.

 

@IgnacioSerrano | www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico