• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Asdrúbal, Valbuena y otros rumores de cambio

¿Qué venezolanos cambiarán de equipo en las grandes ligas, las próximas semanas?

 

 

 

Estamos cruzando la primera mitad del calendario, queda una semana para el inicio de julio y el 31 del mes que está por comenzar marcará el fin de los cambalaches sin recurrir al waivers. Como esto último puede convertirse en un impedimento para concretar las transacciones, cabe la especulación.

 

 

 

¿Quiénes son susceptibles de vestir un nuevo uniforme en la recta final?

 

 

 

Ya aquí analizamos el caso particular de Asdrúbal Cabrera. Quizás sea noticia. El anzoatiguense reúne varios requisitos que le convierten en

candidato: su contrato expira al final de este año, tiene un competidor joven por la posición en las menores de los Indios y aspira a una renovación multimillonaria y multianual.

 

 

 

A Cabrera sólo le falta que Cleveland quede fuera de carrera, para ver sellado su destino. Pero los aborígenes, a pesar de ser barridos por los Tigres, están metidos en la batalla por los playoffs, al menos ahora mismo.

 

 

 

Luis Valbuena también tiene casi todos los números en la rifa. Los Cachorros piensan en futuro, así que esta vez venderán, para obtener buenos prospectos. El zuliano está en una gran campaña y el joven Mike Olt es el dueño de la tercera base a partir de 2015. Todo eso, en teoría.

 

 

 

El único ticket que no posee Valbuena es el de su contrato: todavía es un jugador barato y bajo control, porque apenas después de esta campaña será elegible para el arbitraje.

 

 

 

Cabrera no ha tenido una cosecha sólida con el madero. Eso desestimulará a posibles compradores. En cambio, el antesalista ha brillado en Chicago y tiene la versatilidad para mudarse a la intermedia. Con su capacidad para batear para poder y disciplina en el home, merecerá una columna aparte, más adelante.

 

 

 

Un informe publicado el domingo en el *Boston Globe* citó a Martín Prado como un pelotero por el cual posiblemente preguntarán varias divisas.

 

 

 

No es imposible. El aragüeño puede defender tercera, segunda, primera, el left y si es necesario también el short. No ha bateado como de costumbre, pero está despegando.

 

 

 

¿Es Prado el típico jugador a ser cambiado en julio? No necesariamente.

 

 

 

Está en el segundo año de un acuerdo multianual bastante costoso. Los Diamantes derraparon desde abril, es verdad, pero al menos en este caso no están urgidos por firmar algún pacto, porque el nativo de Maracay seguirá perteneciendo a Arizona el torneo próximo, cuando se supone que la novena estará en contención. Ya veremos.

 

 

 

Carlos González ha sido citado en rumores y especulaciones desde hace un lustro, al menos. Hoy está en la lista de incapacitados, lo que debería acallar los comentarios, aunque nunca está de más recordar lo que los Rockies han dicho verbalmente y han respaldado con los hechos: CarGo no está en venta.

 

 

 

¿Y Elvis Andrus? ¿Tendría sentido que los Rangers lo cambien?

 

 

 

Andrus, como González, ha sido mencionado varias veces en distintos medios de comunicación. Texas aspira a jugar en octubre, pero tiene sobrepoblación de jugadores jóvenes para la llave de dobleplays.

 

 

 

La insurgencia del camarero Rougned Odor, del torpedero Luis Sardiñas y el eventual regreso del lastimado curazoleño Jurickson Profar hará que sea necesario buscar soluciones más adelante. Por ahora, Profar está fuera hasta 2015, pero si alguien se anima con el pesado contrato de Andrus, quién sabe que ocurrirá.

 

 

 

José Tábata es un caso interesante. Perdió la titularidad en Pittsburgh, con la llegada de Gregory Polanco, aunque aún es relativamente joven. Su contrato de 2,9 millones de dólares pesa más que sus estadísticas y está en un punto de su carrera donde le haría bien respirar un nuevo aire.

 

 

 

A Tábata también le falta un boleto en la rifa: su discreto aporte ofensivo le resta atractivo. Tendrían los Piratas que cargar con la mayor parte de su salario a futuro para conseguir algo.

 

 

 

Bob Abreu ha tenido una productiva temporada, especialmente contra pitchers zurdos y al actuar como abridor del lineup. Es el caso prototípico de

julio: los Mets venderán, el Comedulce no tiene lazos de largo término con ese equipo y su contrato es más que manejable.

 

 

 

Pasaría lo mismo con Jesús Guzmán, ahora que los Astros se pueblan de figuras ascendentes y comienzan a pensar en grande.

 

 

 

El sucrense no ha bateado lo esperado. Eso le ha quitado tiempo de juego y le ha convertido en una pieza prescindible. Lamentablemente, la prolongada sequía es también una razón en contra para verle como solución en otro destino.

 

 

 

¿Jeanmar Gómez? Dicen que Pittsburgh escuchó ofertas, pero que también se retractó ante su capacidad para abrir y relevar.

 

 

 

¿Carlos Carrasco? Sólo si alguien le ofreciera a los Indios el valor teórico, pues aunque ha empezado a lanzar bien como relevista, debe seguir haciéndolo durante un rato más, a fin de recobrar el prestigio que alguna vez tuvo como prospecto y abridor.

 

 

 

¿Endy Chávez? No con un OPS inferior a .600 puntos.

 

 

 

¿Francisco Cervelli? Los Yanquis vivieron sin él desde abril, así que podrían seguir haciéndolo. Pero debe primero probar que está saludable.

 

 

 

¿Jesús Montero? Si juega a menudo y mantiene ese slugging sobre .500, como ahora, será una pieza de valor. Pero si Montero demuestra en Seattle que puede actuar con regularidad y dar extrabases, ¿para qué quisieran cambiarlo?

 

 

 

Julio está a una vuelta de hoja del calendario. Que comiencen los rumores.

 

 

 

Twitter: @IgnacioSerrano

 

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico