• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Analizando el último cambio entre Margarita y Magallanes

El equipo que habita la última plaza en la tabla de posiciones ocupa el primer lugar en el mercado de cambios.

¿Qué ganan los Bravos, al entregar a Edgar Martínez por Wilfredo Tovar?

¿Qué cede el Magallanes y qué añade a su potencial, con vistas a los playoffs?

El pacto que ambos equipos cerraron poco antes del mediodía del lunes es el séptimo que ocurre desde octubre y el cuarto en ese tiempo para Margarita, una cifra insólita en tan corto plazo en la LVBP.

No es poco lo que ceden los turcos. Tovar no juega desde el 21 de noviembre, no causará impacto en lo que queda de temporada y su ausencia fue una de las razones que movió a los filibusteros a conseguir a Renny Osuna en otro pacto.

A largo plazo, entregan a un prospecto legítimo, recién graduado en las grandes ligas con los Mets de Nueva York, dueño de una defensiva proverbial, que todavía no asoma como indiscutible en las mayores, es decir, que por ahora es candidato a jugar en nuestra pelota durante varios años, sin restricciones, cuando termine esta fase inicial con los metropolitanos.

Este nativo de Santa Teresa del Tuy tiene 22 años de edad. No proyecta mucho poder, con .333 de slugging en sus seis campañas en las menores, y tiene un tope de 16 robos allá.

Si desarrolla esa disciplina en el plato que asoma tras sus cifras en el norte, quizás se convierta en alguien como Luis Rodríguez o Marco Scutaro. Usualmente termina con 60 o 70 puntos más de OBP con respecto a su average, pero su average ha sido bajo hasta ahora.

Si no explota esta área, igualmente será útil, un candidato a utility en la gran carpa, comparable con Luis Hernández.

Le viene bien a los insulares, porque viven un proceso de reestructuración y añaden otro valor joven, con largo futuro a la vista, a cambio de alguien que está en la segunda mitad de su carrera o un poco más allá.

En el papel, el pacto es de gran beneficio para los neoespartanos, que siguen acumulando fichas para competir en la 2014-2015, con Tovar, Wilmer Flores, Carlos Rivero, Breyvic Valera, Edgar Durán, David Peralta, Manuel Piña, Alex Monsalve y César Hernández.

No es una mala plantilla, para comenzar. Les queda, eso sí, la tarea de dar profundidad y estabilidad al pitcheo, para poder competir al mejor nivel.

Los bucaneros hacen esta jugada por dos motivos. El primero es obvio: a corto plazo hay una necesidad que resolver, fortalecer el pitcheo con vistas a esa guerra de trincheras que será la semifinal, y Martínez ya trabajó en blanco todos sus relevos como refuerzo de los cabrialenses, en enero.

El segundo es más sutil: puesto que nada es gratis, probablemente consideraron un mal menor entregar a Tovar, que tiene estatus de grandeliga, sí, pero que en el corto e incluso mediano plazo va a ser solamente un shortstop defensivo, mientras aprende a sacar provecho de sus habilidades con el madero.

¿Vale tanto Martínez, como para ser obtenido uno por uno por un joven bigleaguer?

Las urgencias de parte y parte también juegan en cada negociación. La nave piensa en enero. ¿Qué otros relevistas criollos pudieran estar a mano, ahora mismo? Sólo Margarita es vendedor y eso se paga.

El derecho, sin embargo, puede resultar muy útil, si lanza como ya lo hizo para el manager Luis Sojo en la pasada postemporada. Su WHIP de 1.37 y su relación de 2,13 ponches por cada boleto no son buenos augurios, al pasar de un estadio amigable para el pitcheo a uno más ofensivo.

Su efectividad de por vida es de 4.56 y tiene 32 años de edad, aunque le fue bien en 2013 con Oaxaca, en México.

Natural de Güigüe, lanzará en su estado natal, lo que le servirá de motivación. Y la recta todavía le corre. Esa es la bien fundada esperanza del Magallanes.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico