• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Analizando el cambio entre Lara y Aragua

Josmil Pinto | EFE

Josmil Pinto | EFE

Wilson Ramos y Josmil Pinto son catchers de Aragua. Son dos de los receptores venezolanos con mayor proyección hoy.

Ramos ya es titular indiscutible con los Nacionales y en 2014 buscará su primera temporada de 20 o más jonrones en las grandes ligas. Pinto saltó a las mayores el mes pasado, y su despliegue ofensivo entre doble A, triple A y la gran carpa ha puesto a los Mellizos a pensar en mudar a Joe Mauer a la inicial, para abrirle paso a él, nada menos.

Ambos han dejado ver que jugarán en la 2013-2014. ¿Por qué los Tigres van al mercado en busca de otra mascota? ¿Por qué adquieren a Rossmel Pérez de los Tiburones, hace menos de un año, y ahora se hacen de Guillermo Quiroz?

Y los Cardenales, ¿por qué entregan a Quiroz, si el zuliano era el único careta en la organización con estatus actual de grandeliga, tomando en cuenta que ya Jesús Montero no es visto en el norte como jugador de esa posición?

La proyección de Ramos y Pinto es, precisamente, la razón por la que necesitan buscar un catcher en Maracay.

No son los tiempos de Vitico Davalillo y César Tovar. Quien más lejos llega en el norte, más pronto se despide del Caribe. Miguel Cabrera y Martín Prado son las principales figuras de los bengalíes, pero ya no juegan aquí, por su estatus en las mayores.

Ramos regresa, casi de seguro, pero únicamente como designado. Pinto estará detrás del plato, pero por tiempo limitado y sin garantía de que pueda estar allí en la zafra 2014-2015.

Alex Delgado y Raúl Chávez ya se retiraron. Miguel Pérez salió de la organización. Rossmel Pérez no ha sido el que esperaban y esta será la última campaña de Guillermo Rodríguez. Otras alternativas, como Santiago Nessy, están a varios años de alcanzar el nivel competitivo que esta liga exige.

La adquisición de Quiroz se justifica y es un acierto de la gerencia. Es un grandeliga, pero de los que juegan poco allá. En otras palabras, tiene estatura, pero no limitaciones para actuar acá.

Cuesta desprenderse de talento joven. El guardabosque Elvis Escobar y el lanzador Josué Castellano parecen tener futuro. Pero no se puede adquirir a alguien de importancia sin entregar algo importante a cambio.

Los Tigres ganan en el corto plazo lo que estaban buscando. No hay duda.

¿Y Lara? ¿Por qué cede a Quiroz en una apuesta a futuro, una apuesta por el desarrollo de Escobar y Castellano, promesas que todavía no llegan a clase A media?

El zuliano estuvo este año en las mayores con los Gigantes, pero no jugó en la última parte del round robin ni en la final contra Magallanes, a pesar de estar sano y ser parte del roster.

En ocasiones, un pelotero pierde la gracia de su cuerpo técnico y la gerencia. Quiroz no tenía garantizado ser el titular de los Cardenales, por el contrario, y se convirtió en un jugador importante, pero prescindible.

Con Anderson De La Rosa y José Yépez tienen en Barquisimeto con qué suplir su marcha. De La Rosa ha estado en varios spring trainings y Yépez ya pasó por las grandes ligas.

Y los prospectos que llegaron a Barquisimeto, ¿valen entre ellos un catcher de las mayores, como el zuliano? Ambos tienen lazos con los crepusculares, lo que ayuda.

Escobar es familia de Kelvim, Oscar y todos los otros Escobar que han dado realce a los pájaros rojos. Este año estuvo en clase A de temporada corta y acaba de cumplir 19 años de edad. Está en pleno desarrollo.

Castellano ponchó a 41 en 26.2 innings en la Dominican Summer League en 2013. Nació hace 21 años, lo que no ayuda, pero es zurdo y barquisimetano, criado en Portuguesa.

No serán de ayuda antes de varias campañas. Así es el beisbol: una apuesta. A futuro, es mucho lo que pueden ganar los crepusculares. El tiempo dirá.

Twitter: @IgnacioSerrano

www.elemergente.com

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico