• Caracas (Venezuela)

Al instante

blog-head

Amanece por fin para Johan Santana

Johan Santana volverá a ser el lanzador que alguna vez fue. Lo dice el doctor Germán Medina, en un derroche de optimismo, y es un motivo de alegría, porque Santana llegó a ser el mejor pitcher del beisbol.

El Gocho fue operado hace 11 meses y al menos media docena de equipos están interesados en sus servicios hoy. El lunes, los Mellizos le pidieron al agente del zurdo, Peter Greenberg, que les dé una entrevista para conversar sobre un posible acuerdo. Buenas noticias, en medio de un panorama aciago.

 

Medina no es el cirujano del Gocho, pero ha seguido el caso a la distancia, con el interés que le crea su profesión. Fue médico de los Leones del Caracas y es responsable de haber alargado la carrera de varias decenas de peloteros.

 

Dice sentirse “gratamente impresionado con la recuperación que ha tenido” Santana.

Dos veces se ha roto el merideño la cápsula del hombro izquierdo. Es un panorama aterrador para alguien que vive de utilizar el brazo para arrojar un objeto con fuerza, movilidad y puntería.

La primera vez, necesitó 17 meses para regresar. Lo hizo como número uno en la rotación de los Mets, por cierto, y hasta lanzó un juego sin hits ni carreras, que tal vez le haya costado nuevos problemas físicos, por aquellos 134 pitcheos que realizó esa noche. Pero ese es otro asunto.

El asunto de ahora es este interés renovado en Santana, apenas 11 meses después de la segunda intervención.

“La cápsula es una estructura fibrosa, cuya rotura requiere de un par de puntos para poder cerrar una especie de ojal, cuando éste se abre”, explicó Medina. “Tiene mejor final que una reparación de otra lesión del hombro, como es la rotura del rodete glenoideo, llamado usualmente labrum (por su denominación en inglés). Creo que todo va a salir muy bien”.

Los Yanquis, los Reales, los Mets y otros dos elencos, al menos, han seguido con interés el proceso del nativo de Tovar, el último de los grandes lanzadores venezolanos que han sufrido problemas mayores en el hombro.

Kelvim Escobar no pudo sobreponerse a la más reciente intervención. Todavía trata de rehabilitarse y no ha renunciado a jugar beisbol profesional, pero desde 2008 apenas ha tirado un inning en las grandes ligas y sólo ha aparecido en otro puñado de episodios en las menores y la LVBP.

Wilson Álvarez regresó, después de ir al quirófano, pero en esas últimas cuatro campañas, luego de perderse dos, ya no pudo ser abridor a tiempo completo y terminó aceptando el retiro con apenas 35 años de nacido, la edad en que ha debido iniciar su declive físico, de no haberse lesionado gravemente.

Freddy García es el más exitoso entre todos los intentos de hacer un regreso tras algún inconveniente mayor en el hombro.

García cumplió 37 años de edad en octubre y fue de gran ayuda para los Bravos en la recta final de 2013. Sin embargo, no puede obviarse que desde 2007 no ha vuelto a lanzar por encima de los 157 actos, que tiene dos torneos luchando por abrirse espacio y que su permanencia, ahora mismo, depende de lo que haga en este spring training.

Para el doctor Medina, la gran diferencia y principal razón de optimismo es el área maltratada en cada caso.

“La cápsula es una estructura que se desprende por encima del rodete glenoideo, el labrum, y cubre totalmente la cabeza del húmero, ayudando a que esa cabeza se mantenga dentro de esta estructura, garantizando la estabilidad del hombro”, explicó el traumatólogo. “Imaginemos un botón y un ojal. Si el ojal es lo suficientemente estrecho, ese botón no se va a salir. Si el hojal es más largo, sí”.

A Santana le tomaron algunos puntos de sutura, con cirugía artroscópica, menos invasiva y complicada que lo sufrido por Escobar, Álvarez y García. Así le cerraron nuevamente el “ojal”, para mantenernos con la metáfora.

La rotura del labrum usualmente obliga a colocar anclajes que sostienen el brazo al hombro, lo que es más complejo. Y por tratarse de un procedimiento mayor, tiene mayor riesgo de que se reduzcan las aptitudes físicas del atleta afectado..

Hay riesgos adicionales. Otro grandeliga criollo, Horacio Estrada, sintió un dolor intenso mientras se rehabilitaba, tiempo atrás, y al ser auscultado en Maracay, descubrieron que dos de esos anclajes se habían soltado, desgarrando la zona y causando un nuevo percance.

Estrada aún trata de retornar, luego de dos intentos adicionales con Aragua y Magallanes.

Es por eso que la llamada de los Mellizos a Greenberg, pidiendo una audiencia con Santana, resulta esperanzadora y feliz.

El andino es todavía el líder ponchador de todos los tiempos en la expedición nacional en la gran carpa, es quien tiene más blanqueos, y está fresco el recuerdo de su notable desempeño sobre el morrito, sus brillantes años con Minnesota y el coraje que mostró en Nueva York.

“Estoy seguro de que va a tener un regreso muy exitoso en las mayores”, aseveró Medina. “Habrá Gocho para rato”.

El Target Field es un buen escenario para tratar de volver, si se da el encuentro y la firma anhelada por los gemelos. Espacioso, favorable a los monticulistas y erigido en una ciudad que alguna vez idolatró al serpentinero.

Es un exceso de optimismo pensar que regresará ponchando a 200 adversarios por temporada. Su recta en 2012 ya no era poderosa y el cambio de velocidad fue castigado con más frecuencia que antes.

Pero qué grato fue verle de nuevo sobre la loma. Con tener eso de vuelta, bastará.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

  • Addthis Share:

Sobre el autor

Ignacio Serrano

Periodista egresado de la UCAB. Locutor. Colaborador y columnista de ESPN. Conductor de televisión

Histórico